Compartir
Publicidad
Mercedes-AMG GT de cuatro puertas: 639 CV para ponerle las cosas difíciles al Panamera
Mercedes

Mercedes-AMG GT de cuatro puertas: 639 CV para ponerle las cosas difíciles al Panamera

Publicidad
Publicidad

El pasado Salón de Ginebra, Mercedes AMG ya dejó claras sus intenciones con el Mercedes-AMG GT Concept: la familia GT incorporaría una variante de cuatro puertas, que vendría a ser un enemigo natural del Porsche Panamera o, lo que es lo mismo, una berlina deportiva en la que confort y diversión al volante se dan la mano.

Un año después, la variante de producción del Mercedes-AMG GT de cuatro puertas se convierte en la estrella de los AMG mostrados en el stand de Mercedes-Benz en Ginebra, junto al último de los Clase C en llegar, el Mercedes-AMG C 43 4MATIC, o el impresionante Mercedes-AMG G 63.

Más potencia, tres variantes asociadas a tres mecánicas (la esperada V8 y una sorpresa), tracción integral, todo un arsenal tecnológico al servicio de la deportividad y el confort, una evidente mejorada habitabilidad, ofreciendo cuatro o cinco plazas, y una buena ensalada de opciones de personalización. Estas son las cartas con las que juega el último de los retoños AMG, el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas, una berlina deportiva en la que la marca de Affalterbach ha hecho especial hincapié en penalizar lo mínimo posible dinamismo y deportividad respecto a la variante coupé de dos puertas.

Siguiendo la estela del Porsche Panamera

Mercedes AMG GT cuatro puertas

AMG consigue esto último gracias a una trabajada aerodinámica, en la que encontramos elementos como el alerón trasero inteligente retrátil, que se adapta a la conducción a altas velocidades para ofrecer la mejor respuesta sobre el asfalto o el, Airpanel, sistema ya estrenado en el Mercedes-AMG GT R que realiza una gestión inteligente de la entrada de aire que refrigera el motor según el modo de conducción activo.

Este carácter deportivo en el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas también viene de la mano de un chasis rígido, principalmente en su parte delantera, lo que garantiza más precisión en la dirección y una mejorada respuesta de conducción, así como de la suspensión neumática deportiva AMG Ride Control +. Sólo disponible de serie en la variantes mecánicas V8, ésta se adapta a los diferentes modos de conducción disponibles en el coupé de cuatro puertas, ofreciendo mayor rígidez cuando se demanda más deportividad o menor cuando lo que se busca es el confort de la marcha.

Mercedes AMG GT cuatro puertas

Por otra parte, el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas difiere de la variante coupé de dos puertas en la tracción, que pasa a ser integral en la berlina deportiva. Todas las variantes del coupé de cuatro puertas equipan la tracción inteligente variable AMG Performance 4MATIC +. Esta tecnología de tracción total, que opera con un embrague electromecánico que conecta los ejes trasero y delantero, realiza un reparto de par completamente variable entre ambos ejes en función de las necesidades, lo que garantiza tanto una tracción ideal al límite como total estabilidad y confort a velocidades normales.

No obstante, si se echa de menos la tracción trasera, ésta se puede conseguir con el modo Drift, disponible de serie en el tope de gama y como opción en las otras dos versiones. Desactivando los controles de tracción y siempre y con el modo de conducción Race seleccionado, el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas pasa a la propulsión para dar rienda suelta a la diversión.

Motores V8 con hasta 639 CV en el menú

Mercedes AMG GT cuatro puertas

Como viene siendo habitual, las diferentes versiones del Mercedes-AMG GT de cuatro puertas van determinadas por la oferta mecánica. Y como era de esperar el V8 de 4.0 litros que monta toda la familia GT está presente en dos de las versiones de la berlina deportiva: el Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ y el Mercedes-AMG GT 63 4MATIC+. No obstante, en la variante de cuatro puertas la inyección de potencia es considerable, tanto que el V8 menos potente tiene idéntica entrega que el Mercedes-AMG GT R: 585 CV. Así lo demanda el incremento de peso, que pasa de rondar los 1.500 - 1.600 kilos a superar los 2.000 kilos.

El tope de gama lo encontramos en el Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+, que esconde bajo el capó unos generosos 639 CV, convirtiéndose en el más potente de la familia GT de Mercedes-AMG, al menos por ahora. Con un brutal par de 900 Nm hasta un máximo de 4.500 rpm, permite al AMG GT de cuatro puertas llegar hasta los 315 km/h y hacer el 0-100 km/h en unos impresionantes 3,2 segundos. Por su parte, la variante intermedia, el Mercedes-AMG GT 63 4MATIC+, con el V8 atmosférico de 585 CV, ofrece un par de 800 Nm desde las 2.350 rpm, alcanzando los 310 km/h y acelerado desde parado a los 100 km/h en 3,4 segundos.

Ambas variantes de ocho cilindros en uve se gestiona a través del cambio automático de 9 velocidades AMG Speedshft MCT 9G, que ha sido especialmente adaptado para el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas optimizando su peso. Este sistema de doble embrague reduce al máximo el tiempo en los cambios de marcha, principalmente en aceleraciones.

El Mercedes-AMG GT de cuatro puertas también piensa en verde

Mercedes AMG GT cuatro puertas

El tercero en discordia, el Mercedes-AMG GT 53 4MATIC+, personifica la versión de acceso del coupé de cuatro puertas y es toda una novedad en la familia. Esta versión es la primera que deja de lado el propulsor V8 para dar paso a un seis cilindros en línea de 3.0 litros y 435 CV, que se asocia a un sistema mild-hybrid de 48V con 16 kW (22 CV) y 250 Nm. Este arrancador-alternador EQ Boost hace las veces de motor de arranque y alternador a partes iguales.

Esta sistema de hibridación, que hemos tenido la ocasión de probar en el Mercedes-AMG CLS 53 4Matic+, libera al propulsor de combustión de soportar la energía de los sistemas eléctricos y auxiliares del coche, así como de ofrecer un boost adicional en el arranque.

Mercedes AMG GT cuatro puertas

Dicha tecnología permite al Mercedes-AMG GT 53 4MATIC+ ser el más comedido de las tres variantes del AMG GT de cuatro puertas en cuanto a consumo y emisiones: 9,1 l/100 km y 252 gr/km de CO2 en ciclo combinado. No obstante, las prestaciones, aún lejos de las variantes V8, no son nada desdeñables: 285 km/h de punta y aceleración de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.

A diferencia de los modelos equipados con el propulsor V8, el Mercedes-AMG GT 53 4MATIC+ se gestiona mediante el cambio automático AMG Speedshift TCT 9G, también de doble embrague y nueve velocidades, que ayuda a optimizar consumo y emisiones además de ofrecer respuestas más deportivas según el modo de conducción que tengamos activado.

Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+

Mercedes-AMG GT 63 4MATIC+

Mercedes-AMG GT 53 4MATIC+

MOTOR

4.0 litros V8 biturbo

4.0 litros V8 biturbo

6 cilindros en línea + sistema mild-hybrid de 48V - 16kW (22 CV)

POTENCIA MÁXIMA

639 CV @ 5.500 - 6.500 RPM

585 CV @ 5.500 - 6.500 RPM

435 CV @ 6.100 RPM

PAR MOTOR MÁXIMO

900 Nm @ 2.000 - 4.500 RPM

800 Nm @ 2.350 - 5.000 RPM

520 Nm @ 1.800 - 5.800 RPM

0-100 KM/H

3,2 segundos

3,4 segundos

4,5 segundos

VELOCIDAD MÁXIMA

315 km/h

310 km/h

285 km/h

CONSUMO MEDIO Y EMISIONES

11,2 l/100 km - 256 gr/km de CO2

11,01 l/100 km - 252 gr/km CO2

9,1 l/100 km - 252 gr/km de CO2

PESO EN VACÍO

2.120 kilogramos

2.100 kilogramos

2.045 kilogramos

Deportividad y elegancia a partes iguales

Mercedes AMG GT cuatro puertas

Pasando al plano estético, el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas es muy continuista con la línea de diseño de la gama AMG GT, con un frontal alargado y robusto, integrando la nueva parrilla AMG Panamerica ya estrenada en todas las variantes GT. Además, encontramos los afilados faros LED de circulación diurna, el faldón delantero Jet Wing mejorado, móvil en el caso del GT 53 4MATIC+, o el difusor de generosas dimensiones que encontramos en las variantes V8.

Las formas musculosas a la par de dinámicas y fluidas se mantienen en la versión de cuatro puertas del Mercedes-AMG GT, que nos recuerda que sigue siendo todo un coupé a pesar de la fila adicional de asientos. No obstante, el nuevo retoño de Affalterbach, ofrece una imagen más elegante gracias a unas ventanas laterales que eliminan los marcos, los pasos de rueda ensanchados en el eje trasero o el parabrisas más inclinado.

Cada una de las variantes es fácilmente identificable en el exterior. El Mercedes-AMG GT 63 S 4MATIC+ y el Mercedes-AMG GT 63 4MATIC+ cuentan con un diseño exclusivo para las tomas de aire laterales, el Jet Wing en acabado negro brillante Silver Shadow o el distintivo difusor trasero que integra dos salidas de escape trapezoidales. Asimismo, las dos versiones V8 se distinguen entre ellas por las pinzas de freno: amarillas en el caso de la variante S y rojas en el caso del GT 63 4MATIC+. Por su parte, la versión menos pasional del AMG GT cuatro puertas ofrece acabados cromados en las entradas de aire laterales, un difusor trasero menos musculoso y dos salidas de escape redondeadas.

Un traje a medida también en el interior

Mercedes AMG GT cuatro puertas

Las formas fluidas y esculturales también se dan cita en el habitáculo en este nuevo Mercedes-AMG GT, que ofrece diferentes opciones estéticas según la versión. Respecto al resto de la familia AMG GT, el toque de distinción lo encontramos en un salpicadero de nueva factura, que fluye hasta los laterales de las puertas o en las salidas de aire iluminadas en forma de turbina.

Asimismo, el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas ofrece de serie en la versión GT 63 S 4MATIC+ un panel de instrumentos completamente digital que se integra en una pantalla de 12,3 pulgadas, que se combina con otro display TFT de idénticas medidas que se integra en la consola central y desde el que manejamos el sistema de infoentretenimiento. La información de ambas pantallas puede moverse a antojo sólo apretando un botón ubicado en el volante y ofrece tres diseños diferentes: Classic, Sport y Supersport.

Desde este display también controlamos los diferentes modos de conducción del Mercedes-AMG GT, que no son pocos: Slippery, Confort, Sport, Sport +, Race y un sexto personalizable al gusto.

De cuatro a cinco ocupantes

Mercedes AMG GT cuatro puertas

Como era de esperar, el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas mejora la habitabilidad, empezando por la suma de la fila trasera de asientos. Ésta se ofrece en dos configuraciones: una formada por una bancada abatible asimétricamente que da cabida a tres ocupantes y otra de sólo dos asientos. En el caso de la segunda, se puede optar por la variante High-Class, que incluye entre los dos asientos una pantalla táctil desde la que puede controlarse la iluminación ambiental, el climatizador o la calefacción de los asientos.

Mercedes AMG GT cuatro puertas

Los asientos delanteros también ofrecen diversas opciones de configuración a gusto del consumidor, ya sea buscando un puesto de marcha confortable, ejemplificado en un elegante alcohado con costuras en diamante, hasta de corte deportivo con el reposacabezas integrado.

En lo que toca al maletero, éste ofrece una capacidad de 395 litros, que puede ampliarse a 60 más si hacemos uso del doble fondo y que llega hasta los 1.324 litros al abatir la segunda fila de asientos.

Tecnología al servicio del confort

Mercedes AMG GT cuatro puertas

El Mercedes-AMG GT de cuatro puertas incluye todas las funciones y opciones de conectividad y de conducción inteligente de la Clase C según AMG. Entre ellas se destaca la opción de conducción semiautomática Drive Pilot, que permite liberar al conductor a bajas velocidades, por ejemplo, en un atasco de tráfico.

Asimismo, también están presentes las funciones estándar de Mercedes me connect (eCall, asistencia en caso de accidente o servicio de atención al cliente en remoto) y ofrece un amplio abanico de funcionalidades asociadas al smartphone: desde encontrar dónde se ha aparcado el coche, hasta abrirlo y cerrarlo, pasando por encender la climatización a distancia o controlar el nivel de combustible.

Pensando en el confort, el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas cuenta con una fragancia propia para el habitáculo y como opción se puede integrar el sistema de control de confort Energizing, que genera una atmósfera óptima para cada situación operando sobre el asiento, la calefacción del volante o la iluminación ambiental.

Mucha personalización

Mercedes AMG GT cuatro puertas

Como ocurre con el resto de la gama Mercedes-AMG GT, la recién llegada variante de cuatro puertas cuenta con un amplio catálogo de paquetes de personalización estéticos, que añaden más deportividad o distinción según la opción.

Entre ellos encontramos conocidos como el Nigh Package, que añade detalles en negro brillante para la carrocería o el Chrome Package, que hace lo propio pero con acentos cromados. Dos opciones de** fibra de carbono** también están disponibles, mejorando su impronta deportiva, al igual que ocurre con el Aerodinamic Package.

Mercedes AMG GT cuatro puertas

Este último incluye el alerón en negro brillante Silver Shadow, tonalidad que también viste el faldón delantero y el labio frontal. Asimismo, el V8 Package sirve para que la variante GT 53 4MATIC+ gane en deportividad con elementos propios de las versiones de ocho cilindros en uve.

En definitiva, el Mercedes-AMG GT de cuatro puertas, viene con suficientes argumentos para planta cara al Porsche Panamera, como también hará el BMW Serie 8 Gran Coupé de ver finalmente la luz. Ver a la variante S enfrentarse al Panamera Turbo en un circuito apunta a una batalla de lo más divertida.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos