Compartir
Publicidad
Otro que se apunta al grupo de los híbridos enchufables, el Kia Optima
Kia

Otro que se apunta al grupo de los híbridos enchufables, el Kia Optima

Publicidad
Publicidad

Kia se adentra en el mundo de los coches híbridos enchufables con el Optima PHEV, esta nueva versión de su berlina será presentada en el Salón de Ginebra. Estará a la venta en el cuarto trimestre de este año y gozará de la misma garantía que el resto de la gama, siete años y 150.000 km.

Lógicamente la autonomía en modo eléctrico es mayor que en el anterior Optima híbrido (que no era enchufable), ahora llega hasta los 54 km en modo EV y puede circular hasta una velocidad de 120 km/h y el objetivo de emisiones es de sólo 37 gramos de CO2 por kilómetro.

Lo que sorprende es que el motor de combustión elegido es un 2.0 GDI de inyección directa de gasolina, un bloque muy grande para lo que suelen acostumbrar este tipo de vehículos. Aunque dado el tamaño del Optima no parece que le vaya a venir nada mal. Este tetracilíndrico desarrolla 156 CV de potencia y 189 Nm de par motor máximo.

Kia Optima Phev 105

Este motor está asociado a uno eléctrico formando una unidad híbrida en paralelo. El resultado de la unión de ambos es de una potencia conjunta de 205 CV a 6.000 rpm y un par motor máximo de 376 Nm desde sólo 2.300 vueltas. Esto significa una respuesta rápida al acelerador desde casi cualquier régimen. El cambio es automático de seis relaciones.

Batería de iones de litio y polímero de 9,8 kWh de capacidad para el Kia Optima híbrido enchufable. El maletero ve reducir su volumen hasta los 307 litros de capacidad, el depósito de combustible pasa de 70 a 55 litros y la ganancia en peso no es exagerada, no llega a los 100 kilos (95 respecto al diésel más equipado, lo que da una cifra total en orden de marcha de 1.700 kilos).

Prestaciones

Este Optima alcanza una velocidad máxima de 192 km/h y acelera de 0 a 100 en 9,4 segundos (0,6 segundos más rápido que el anterio Optima híbrido). ¿Y consumo? Sí, es la cifra que todos estamos esperando, pero en el caso de los híbridos enchufables hay que cogerla con pinzas. Homolga con llantas de 17 pulgadas 1,7 litros a los cien kilómetros. Pero claro, esto depende mucho de la utilización, podría llegar a ser cero si sólo hacemos desplazamientos cortos.

Kia Optima Phev 120

Las versiones normales del Optima tienen un buen coeficiente de penetración aerodinámico, un Cx del 0,27. Pero este híbrido cuenta con unos paragolpes que mejoran el flujo de aire y una parrilla con láminas activas que al cerrarse son capaces de reducir este coeficiente hasta un Cx 0,25.

Por fuera el Optima PHEV se reconoce por diferentes detalles como la calandra lisa o los cromados en azul metálico además de los anagramas que se encargan de anunciar que no se trata de un Optima normal. Por dentro las diferencias residen en el cuadro de instrumentos, que cambia por completo debido a su condición de híbrido.

No podía faltar la conectividad

Pantalla táctil de ocho pulgadas para el sistema de infoentretenimiento, que cuenta con información específica de la motorización híbrida, ubicación de las gasolineras más cercanas, radio digital DAB o Android Auto, que permite la conexión de telefonos móviles con sistema operativo Android 5.0 o superior para manejar las funciones principales con seguridad.

1024 2000
Interior del Optima normal

Incluso cuenta con manejo por voz para que las posibles distracciones del conductor a la hora de gestionar el teléfono sean mínimas. Con este sistema no sólo se puede hablar por teléfono con sistema manos libres, también enviar mensajes, navegar con Google Maps o reproducir música desde Google Play Music. Dispone de cargador sin cables en la parte baja de la consola central.

Ahorrando energía

La frenada regenerativa no nos sorprende (aunque regenera un 11% más que en el anterior Optima híbrido) y tampoco la conducción a vela o por inercia. Pero sí nos llama la atención un sistema de ventilación y climatización con función "sólo conductor" para ahorrar energía que hereda del Soul eléctrico. O que la navegación por inercia esté asociada al navegador (como probamos en el Audi Q7 híbrido) para economizar más y más.

Pero lo más curioso es que el coche valora los datos que recoge (velocidad, desnivel, si hay un cruce, etc) y nos avisa para que levantemos el pie del acelerador y lleguemos hasta un punto de detención que posiblemente esté fuera de nuestro alcance visual.

Por el momento no hay precio y tendremos que esperar al último trimestre del año para verlo en la calle.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio