Compartir
Publicidad

El sector del taxi sigue en pie de guerra: las propuestas del Gobierno no le convencen

El sector del taxi sigue en pie de guerra: las propuestas del Gobierno no le convencen
53 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La huelga de taxistas contra Uber y Cabify -que en realidad es un cierre patronal- sigue colapsando ciudades como Valencia, Madrid y Barcelona. El gremio ha decidido mantener la situación a pesar de que el Ministerio de Fomento se ha comprometido a cambiar el marco regulatorio, aunque no de forma inmediata.

Mientras, la población recibe directamente las consecuencias de esta oleada de 'solidaridad' entre los profesionales del taxi y se encuentran atrapados en sus ciudades. Por su parte, el sector de las VTC pide que se frenen las agresiones a sus trabajadores y el destrozo de sus vehículos.

La huelga sigue

Las asociaciones Fedetaxi, Antaxi y Élite Taxi, convocadas ayer por el ministerio de Fomento, han anunciado que no desconvocan la huelga. Las palabras y promesas, aunque sean apaciguadoras, de poco sirven para revertir la situación.

Fomento se ha comprometido a ceder competencias sobre las licencias VTC a las Comunidades Autónomas, algo que ha sido visto por el sector del taxi como solución a medias. Actualmente, la gestión de las autorizaciones es competencia de las comunidades por delegación del Estado, al igual que la inspección de estos servicios.

La intención de Fomento es poner en marcha "medidas definitivas, estables y no parches", garantizando la proporción de una licencia VTC por cada 30 de taxi y que sólo el 20 % de los vehículos de Uber y Cabify puedan salir del territorio que tienen asignado.

En palabras recogidas por La Vanguardia del portavoz de Élite Taxi, Alberto Álvarez "ceder las competencias es darle una patada a las comunidades autónomas y que ya se espabilen ellas con los ayuntamientos". Ellos exigen un decreto ley con cambios en la regulación esta misma semana, de forma que se se garanticen licencias urbanas en manos de los Ayuntamientos, y el Gobierno les ofrece una promesa que se podría cumplir el 14 de septiembre, una vez se haya llevado a Consejo de Ministros.

Por el momento, mantienen el pulso y esperarán a ver cómo se desarrolla las reuniones que mantiene hoy el Gobierno y la patronal del sector de los VTC y la Conferencia Nacional de Transportes, que se celebra mañana.

El pulso no es solo contra el Gobierno, es contra los turistas y residentes

Ante avenidas y calles colapsadas por los taxis inmovilizados o que circulan a baja velocidad, se ha reforzado el transporte público en distintas ciudades. En Madrid, con varios días de bloqueo de la Castellana, el traslado desde y hacia el aeropuerto de Barajas se puede realizar en metro, autobús y Cercanías si se quiere llegar al centro.

Barcelona por su parte, cuya Gran Vía lleva tomada por el sector del taxi desde hace cinco días, ha puesto a disposición de los ciudadanos un mapa interactivo para conocer las incidencias de circulación, además de reforzar los medios de transporte alternativos.

En Aragón, Valencia, Alicante, Baleares, País Vasco, Málaga y Sevilla también se han extendido las protestas, aunque en Málaga y Sevilla los servicios de taxi funcionan con normalidad en el aeropuerto, según informa El Mundo.

Mientras tanto, trabajadores atrapados en sus coches, no solo en las principales arterias que han sido tomadas sino en las calles colindantes y ambos sentidos; turistas desorientados a los que ni siquiera pueden ir a recoger por el colapso... y el sector del taxi promete 'atacar' puertos y otros puntos clave si no se alcanza un acuerdo satisfactorio.

Lo que dice el sector de los VTC: que se ponga fin al "chantaje"

La patronal Unauto ha salido al paso pidiendo que se detengan las agresiones a sus conductores y a centenares de sus coches. Varios conductores de Uber y Cabify han denunciado agresiones -hasta con ácido- y han recibido órdenes de trabajar en parejas y con cámaras que graben en todo momento lo que sucede.

Hablan de que se ha instaurado "la ley de la calle", trabajan con miedo y aseguran que la situación empeora. Cristales rotos, ruedas pinchadas, sprays con ácido, golpes en la carrocería o con huevos y paquetes de harina son algunas de las agresiones que denuncian los conductores de estas plataformas.

Unauto además ha denunciado el "chantaje" de los taxistas a la sociedad con el fin de "mantener su monopolio y no permitir competencia" a su negocio, en palabras de su presidente, Eduardo Martín. También ha defendido la legalidad de las licencias VTC y su derecho a operar.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio