Compartir
Publicidad

La huelga de taxis en Madrid finaliza con un cierre en falso y promesas de más acciones de protesta

La huelga de taxis en Madrid finaliza con un cierre en falso y promesas de más acciones de protesta
8 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los taxistas de Madrid vuelven al trabajo a partir de mañana, miércoles, a las 6:00. Así lo han decidido en una votación celebrada durante buena parte de la jornada de hoy, martes, por una ajustada diferencia. El paro de los taxistas se ha extinguido de puro desgaste, sin que los protestantes hayan visto satisfechas sus demandas.

Iniciado hace 15 días, el paro de taxistas en la capital de España perseguía obtener de la Comunidad de Madrid una respuesta similar a la que aceptaron los taxistas en Barcelona por parte de la Generalitat de Catalunya. Especialmente, aunque no de forma exclusiva, en lo que se refiere a la precontratación de servicios VTC con una hora de antelación como mínimo. Esta medida culminó en Cataluña con el cese de actividades de Uber y Cabify, por considerar insostenible su modelo de negocio en esas condiciones.

Las protestas de los taxistas seguirán hasta mayo

Finalmente, pese a sentir que la oferta de la Comunidad era un "burdo engaño", los taxistas han decidido volver a trabajar. El voto a favor de levantar el paro se ha impuesto por un margen casi tan ajustado como el que se registró en Barcelona sólo seis días después de comenzar las movilizaciones.

Votacion Taxistas Madrid

Ya se vio desde un primer momento que la posición del Gobierno de la Comunidad de Madrid distaba mucho de la que asumió la Generalitat de Catalunya. Si en el caso catalán el departamento de Territorio y Sostenibilidad lanzó un decreto basado en un acuerdo alcanzado entre la administración y los taxistas, y pese a las quejas de Uber y Cabify, en Madrid el ejecutivo de Ángel Garrido se transformó en un muro infranqueable por los taxistas.

Ni precontratación, ni indemnizaciones millonarias. La Comunidad de Madrid no quiere tener que lidiar con unas demandas cifradas en 3.000 millones de euros que podrían interponer Uber y Cabify por poner en riesgo su modelo de negocio en la capital de España, según datos que aporta El Español.

Siendo así las cosas, no debe extrañar que el fin del paro haya sido aceptado por los taxistas como una maniobra con la que ganarán tiempo para decidir próximas acciones reivindicativas. Estamos ante un cierre en falso de la crisis en toda regla. De hecho, el presidente de la Federación Profesional del Taxi, Julio Sanz, ya ha avisado de que se avecina una "primavera caliente" hasta las elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán en mayo.

En el objetivo de sus protestas se encuentran, como hasta ahora, el Partido Popular y el Gobierno de la Comunidad de Madrid. Y para llevar a cabo sus futuras acciones sondearán a alguna formación política como Podemos, para que presente una enmienda al Decreto Ley sobre los servicios VTC que modificó la Ley de Ordenación de Transportes Terrestres, a fin de conseguir que se incorporen allí los detalles sobre la precontratación, de manera que la Comunidad de Madrid se quede sin margen legal para negarse a aceptar esta reivindicación de los taxistas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio