Compartir
Publicidad
Publicidad

EEUU, Japón y la UE destapan el escándalo de fijación de precios de proveedores de automoción

EEUU, Japón y la UE destapan el escándalo de fijación de precios de proveedores de automoción
Guardar
54 Comentarios
Publicidad

Una gran parte de los componentes de nuestros coches vienen de los proveedores, empresas que sirven a los fabricantes (OEM) o a clientes directamente (terceros). Pues bien, en los últimos años varios proveedores han violado normativas de competencia a nivel global. Y están cayendo uno detrás de otro.

Las autoridades de Estados Unidos, Japón y la Unión Europea estaban investigando la fijación de precios en componentes, que los fabricantes detraían de sus márgenes o los trasladaban a los clientes. En otras palabras, que los coches podrían haber costado menos, aunque no sabemos cuánto.

La imagen superior pertenece al DoJ --Ministerio de Justicia de EEUU, para entendernos-- y podemos ver cómo están pringados T.RAD, Mitsubishi Heavy Industries, Hitachi, Mitsubishi Electric, Yamashita, Valeo Japan Co., Jtekt, NSK y Mitsuba. Se enfrentan a cuantiosas sanciones (740 millones de dólares en total) y prisión para sus directivos.

Es la mayor investigación de las autoridades de competencia contra proveedores de automoción en su historia. No solo eso, también están en el punto de mira proveedores europeos como Faurecia o TRW, y otros tantos en Japón. Los fabricantes apenas han reaccionado a este escándalo, la mayoría permanece en silencio, pero colaboran con las autoridades.

Por lo visto están afectados los japoneses Honda, Mazda, Mitsubishi, Nissan, Subaru y Toyota. En Norteamérica ha afectado a los tres grandes, Chrysler, Ford y General Motors. En Europa todavía no hay una lista de afectados, pero no tardará en salir.

Hay más proveedores implicados con anterioridad, como Panasonic, Sanyo, TRW, Autoliv, Denso, Tokai Rika... Fueron condenados a pagar 840 millones de dólares en multas en EEUU, y también mandaron ejecutivos a prisión. Algo huele a podrido en las tripas de nuestros coches.

En Estados Unidos, desde mediados de 2011, ya se han impuesto 1.600 millones de dólares en multas hasta la fecha, incluyendo la última "tanda", y 17 ejecutivos han acabado en el calabozo. Y todavía no se ha terminado de destapar todo, caerán más.

Seguiremos informando.

Vía | Automotive News

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos