Compartir
Publicidad
Publicidad

Colores y coches: creados por y para el marketing

Colores y coches: creados por y para el marketing
Guardar
18 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando una marca de coches lanza un nuevo modelo, los chicos de marketing y comunicación se devanan los sesos para conseguir que su nuevo producto llame la atención todo lo posible. El color que se elige para los coches que protagonizarán campañas de comunicación y publicidad son en muchos casos factores a tener en cuenta si quieres alcanzar el éxito...visual.

Son innumerables los coches pintados con colores llamativos, diferentes, chillones o simplemente colores que quedan bien sobre una valla publicitaria o en un anuncio de prensa, pero que luego apenas alcanzan niveles mínimos de ventas. Son los colores de coches que quedan bien en publicidad, coches creados por y para el marketing.

Jaguar F-Type naranja

Pensados precisamente para eso, para llamar la atención, nos referimos principalmente a colores llamativos que se salen de lo común sea la década que sea. Los hemos visto de todo tipo, pero principalmente suelen ser colores claros.

Los colores claros son mejores para este tipo de cosas por una sencilla razón, y es que con ellos se definen mejor las líneas maestras de la carrocería, las formas que tiene ese producto que nos tiene que encandilar con sólo mirarlo.

Mercedes SLS AMG Electric Drive

Los que nos dedicamos a esto de probar coches, sabemos que lo peor que le puedes presentar a un fotógrafo es un coche de color oscuro para una sesión de fotos. Si no que se lo pregunten a Javier Álvarez que todavía está buceando en Xataka Foto ver cómo mejorar las fotos de nuestra próxima prueba, que estará protagonizada por una berlina italiana de color oscuro, muy oscuro.

En publicidad pasa exactamente lo mismo, cuando los receptores de los anuncios están expuestos a muchos impactos ya sea por publicidad exterior, en revistas o televisión, un color llamativo hará que el coche destaque mucho más sobre el resto del entorno.

Ford Focus ST

Y en esto de los colores de los coches, como en la moda de la que nos hablan cada día nuestro amigos de Trendencias, también hay tendencias. Hace unos cuantos años ningún director de marketing de una gran marca de coches aceptaría una campaña publicitaria protagonizada por coches blancos, salvo que el producto tuviese como target (público objetivo) los taxistas de Madrid o se tratase de una campaña de un vehículo industrial, tradicionalmente blancos.

Hoy en día en cambio, el color blanco aunque ya parece que va a menos, sigue teniendo un papel predominante frente a otros tonos en campañas publicitarias y acciones de marketing. Tal vez esa sencillez y claridad a la hora de definir las lineas de la carrocería sean lo que le ha dado cancha al blanco en este terreno. Eso y que hoy en día por tener un coche blanco ya no eres un taxista frustrado.

También ha habido épocas en las que los colores metalizados se han utilizado como reclamo publicitario, sobre todo porque el color en si mismo suponía una novedad añadida al propio nacimiento del modelo. Por suerte parece que la fiebre por metalizar el coche ha terminado, ahora son otras las tendencias que se llevan en los departamentos de marketing.

Audi S1 SportBack 2014

¿Colores de moda? No sobre mi coche

Por otro lado, hay que destacar que la industria automovilística no sucumbe a las a veces incomprensibles tendencias del mundo de la moda. Por suerte, aunque ahora se llevan los colores flúor en los complementos femeninos, no he visto que ninguna marca de coches haya elegido un color flúor para pintar su último modelo lanzado al mercado. ¿O tal vez sí?

Se me ocurren infinidad de ejemplos de coches con colores muy llamativos, que casi siempre se ven sobre los catálogos pero que en la calle brillan por su ausencia. Hablo por ejemplo de los Porsche 911 de color amarillo, un básico en cualquier dossier de las diferentes generaciones del 911, pero un "rara avis" por las calles.

BMW M3 2014
BMW M4 2014

Otro ejemplo es el color Yas Marina Blue del M3 2104 o Austin Yellow en el M4 Coupé 2014. Hablo por ejemplo del azul claro que lucen algunos Volvo en los últimos tiempos. O por ejemplo el naranja del último Ford Focus ST. ¿Habéis visto muchos en ese color por la calle?

Sin pasar las fronteras de España tenemos ejemplos también llamativos, como el SEAT Ibiza Cupra de primera generación, que destacaba en las carreteras y en los rallyes por su característico color amarillo casi fosforito.

SEAT Ibiza Cupra primera generacion

En ocasiones, el buscar ese vínculo entre el mundo de la competición y el mundo de los coches reales, esos que se venden en los concesionarios, ha llevado a las marcas a apostar por campañas protagonizadas por coches con colores que no necesariamente tienen que entrar por los ojos al gran público que nada sabe de competición.

Son muchos ejemplos a lo largo de la historia, coches que nos han llamado la atención en las revistas, en los anuncios de televisión o en las vallas publicitarias en carretera, pero coches al mismo tiempo que casi nunca hemos podido ver así pintados en la realidad.

Porsche 918 Spyder Martini

Son simplemente eso, coches nacidos por y para el marketing. Aunque ahora que lo pienso y miro justo aquí arriba, es una pena que de algunos no se vendan más unidades...

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos