Publicidad

El Ayuntamiento de Madrid ultima una regulación para Uber y Cabify mucho menos restrictiva de la que piden los taxistas

El Ayuntamiento de Madrid ultima una regulación para Uber y Cabify mucho menos restrictiva de la que piden los taxistas
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

Tras la espantada de las cinco asociaciones de taxi de Madrid durante la reunión del Consejo Regional del Transporte por Carretera -tildada de "tomadura de pelo y engaño por los taxistas-, el Ayuntamiento de Madrid empieza a dar forma a su nuevo planteamiento para regular Uber y Cabify.

Según El Español, el documento redactado por el área de Movilidad del Ayuntamiento establece, entre otras cosas, que los VTC no puedan parar a menos de 100 metros de paradas de bus, tren o aeropuerto o que usen los carriles bus y su recorrido se limite en función de su etiqueta medioambiental.

Sin tiempo de precontratación a la vista pero con limitación medioambiental

Etiquetas Medioambientales Dgt

El borrador de la normativa a la que ha accedido El Español contempla que los VTC vean limitadas sus paradas, de forma que no puedan parar a menos de 100 metros de cualquier estación de tren, autobús o aeropuerto. Además establece que servicios como los de Uber y Cabify tendrán que planificar sus rutas para evitar parar en los lugares antes descritos.

Para establecer un control de los viajes de este tipo de transporte privado, se creará un registro telemático de VTC, y además se establecerá una limitación de los kilómetros que pueden hacer sin pasajeros que se controlará a través de la etiqueta medioambiental de la DGT.

De esta forma, el borrador, que no recoge tiempo o distancia de precontratación, sí incluye una limitación medioambiental: los que cuenten con etiqueta A podrán circular un 25 % del total sin clientes, los de clase B un 35 % y los de clase C un 50 %. Aquellos con etiqueta ECO podrán sumar un 65 % del total recorrido en vacío.

La normativa que está preparando el Ayuntamiento de Madrid también exigirá que los VTC estén regulados por el mismo límite horario de los taxis: la licencia podrá ser operada un mínimo de siete horas y un máximo de 16.

Asimismo tendrán que librar un día entre semana y uno en fin de semana, cuando además solo podrá operar la mitad de la flota.

Ya durante los últimos días de huelga del taxi en Madrid, cuando el sector buscaba reanudar conversaciones con el Gobierno regional y pedía delegar competencias a los municipios, la alcaldesa Manuela Carmena daba a conocer su plan.

Por el momento, este borrador será estudiado junto a las asociaciones del taxi y VTC presumiblemente mañana miércoles. El hecho de que la nueva normativa no incluya el tiempo de precontratación que ha hecho desaparecer de Barcelona a Uber y Cabify hace prever que será un encuentro nada amistoso.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir