Compartir
Publicidad

Alemania y Francia tendrán dos fábricas de baterías para coches eléctricos: quieren frenar la hegemonía asiática

Alemania y Francia tendrán dos fábricas de baterías para coches eléctricos: quieren frenar la hegemonía asiática
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha confirmado la puesta en marcha de un plan de cooperación franco-alemán para fabricar baterías para coches eléctricos en Europa. Francia invertirá 700 millones de euros en los próximos cinco años para reducir la dependencia asiática y crear una industria local de baterías.

El proyecto llevará además a la construcción de dos fábricas de baterías, una en Francia y la otra en Alemania, aún sin fecha determinada.

Una cuestión de soberanía e independencia

Fabricas Baterais Europa

"Como presidente de Francia, no puedo estar contento con una situación en la que el 100 % de las baterías de mis vehículos eléctricos se producen en Asia", dijo Macron en un discurso ante la Organización Internacional de Fabricantes de Vehículos Motorizados con sede en París.

El plan se produce después de que se anunciara hace un par de meses la alianza entre Alemania y Francia. El objetivo, según describió el ministro de Economía y Finanzas francés, Bruno Le Maire "que los coches del mañana se conduzcan con baterías europeas y no chinas".

El presidente francés considera que no es buena para la industria europea que sigan dependiendo de fabricantes asiáticos como la china CATL o los coreanos LG Chem y Samsung, sobre todo "en términos de soberanía e independencia".

De hecho, Geely y CATL, que mantiene asociaciones con fabricantes como Volkswagen, BMW, Daimler o Jaguar-Land Rover, han unido fuerzas recientemente para desarrollar y comercializar baterías para vehículos eléctricos.

Ante el imparable avance de Asia en este terreno, los fabricantes comienzan a darse cuenta de que necesitan una industria local: Renault, cuyo proveedor de baterías es LG Chem, ha afirmado que compraría sus baterías a un proveedor europeo a medida que crezca la producción de coches eléctricos.

Alemania ya se ha reservado 1.000 millones de euros de aquí a 2022 para desarrollar celdas de baterías en suelo europeo y apuntalar así el empleo en un momento muy delicado para el país.

Los consorcios interesados en el proyecto europeo ​​pueden presentar sus proyectos para su clasificación como "Proyectos Importantes de Interés Común Europeo", lo que les permitiría beneficiarse de la ayuda estatal a través de los reglamentos de la Comisión Europea.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio