Compartir
Publicidad

Adiós al Tata Nano, el coche más barato del mundo que hacía temblar a los dummies en las pruebas de choque

Adiós al Tata Nano, el coche más barato del mundo que hacía temblar a los dummies en las pruebas de choque
24 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Tata Nano ha pasado a la historia como el coche más barato del mundo. El gigante indio Tata Motors no llegó a reconocer que fue un fracaso y trató de remontar las ventas con algunas mejoras e incluso tuvo una versión de circuito con 200 CV. Pero esa remontada jamás se produjo, y hoy le damos el adiós definitivo.

Según Autonews, la producción de una unidad en junio frente a las 275 en el mismo mes del año pasado ha terminado por confirmar lo inevitable.

Demasiado barato

Tata Nano Foto: Wikimedia Commons/Clayton Tang.

El Nano nació como un hito en la ingeniería; un coche para el pueblo indio con un precio ultra bajo, por debajo de los 3.000 euros y un equipamiento, como podrás imaginarte, absolutamente básico. Debido a sus 'niveles' de seguridad, jamás llegó a Europa.

Una década después de su lanzamiento, vendió solo 94 unidades en diciembre, en comparación con una predicción original de que las ventas mensuales superarían las 20.000 y eventualmente llegarían a 500.000 unidades al año. Ojo a la cifra.

Las versiones más equipadas contaban con aire acondicionado, dirección asistida, airbags, radio y elevalunas eléctrico.
Tata Nano Vista lateral del Nano en su versión más equipada. Foto: Anugrah Adams.

El caso es que las primeras unidades tendían a incendiarse, y su lanzamiento dio inicio a una década de declive para las operaciones de Tata Motors en la India. Una caída que fue amortiguada solo por el buen desempeño de su filial británica Jaguar Land Rover.

Fue también un fracaso comercial. La gente quería el combo coche/estatus y el pequeño utilitario no podía ofrecer eso.

El Nano fue un proyecto personal del presidente del grupo, Ratan Tata, que veía este pequeño coche como un reclamo para atraer a millones de familias indias de clase media al mercado automotriz. Se presentó en el Salón del Automóvil de Nueva Delhi en 2008, y fue la atracción principal.

El Tata Nano tenía un pequeño motor de 2 cilindros y 625 cc con 37 CV de potencia y una cabina proporcional al motor de 3,1 metros de largo.

Tata Nano

Este cuatro plazas se mantuvo vivo durante años, incluso después de que la junta de accionistas decidiera retirarlo, debido a lo que significaba a nivel personal para el dueño de la firma. En 2015 el gigante indio lo intentó una vez más con el GenX Nano, que trajo un lavado de cara y algunas mejoras de seguridad por el módico precio de 2.800 euros.

Ante la escasa demanda se estudió convertirlos en vehículos eléctricos por Jayem Automotives, una start-up india en la que Tata invirtió, pero esto nunca ocurrió.

Un coche sin estrellas

Tata Nano

Salió con un precio de venta -con el nivel de equipamiento básico- de solo 100.000 rupias, el equivalente a 2.600 dólares en ese momento. Las versiones más equipadas contaban con aire acondicionado, dirección asistida, airbags, radio y elevalunas eléctrico.

Las medidas del Nano eran 3100 mm de largo; 15000 mm de ancho; 1600 mm de alto y una batalla de 2230 mm. Más grande que el smart fortwo o el Toyota IQ, pero menos que modelos como el Suzuki Alto o el Nissan Pixo.

Tras chocar con una pared a 60 km/h, la estructura acabó envolviendo al dummie, que había costado, por cierto, 60 veces más que el propio coche.

En 2014 salió escaldado de las pruebas de choque de Global NCAP: el Tata Nano recibió una calificación de protección de adultos de cero estrellas y no cumplió ni siquiera con los requisitos de seguridad más básicos de la ONU. Y eso que por entonces, según publicó The Guardian, Tata Motors estaba convencida de poder lograr las cuatro estrellas.

Tras chocar con una pared a 60 km/h, la estructura acabó envolviendo al dummie, que había costado, por cierto, 60 veces más que el propio coche. "La rueda derecha estalló en el suelo del vehículo, aplastando las piernas del muñeco", relató la cabecera inglesa.

Un humano no habría sobrevivido al accidente. El utilitario también recibió una calificación de cero estrellas para protección infantil, ya que no fue posible instalar asientos para niños en el automóvil.

Esto puso sobre la mesa lo inseguros que son los vehículos que se comercializan en India, algo que por desgracia sigue ocurriendo con gigantes como General Motors con el Chevrolet Enjoy o Renault con el Dacia Duster.

Foto | Wikipedia/TvKimi.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos