Compartir
Publicidad
Siete plazas y apuesta híbrida, así llega la quinta generación del Honda CR-V
Honda

Siete plazas y apuesta híbrida, así llega la quinta generación del Honda CR-V

Publicidad
Publicidad

La quinta generación del Honda CR-V, presentada en el Salón de Ginebra 2018, ya está lista. El SUV de Honda llegará al mercado europeo este otoño y lo hará asociado al propulsor de gasolina VTEC turbo de 1.5 litros y con versiones de cinco y siete plazas. Tal y como se esperaba, los motores diésel pasan a mejor vida en su oferta mecánica, pero contará con una opción híbrida que se lanzará en 2019, aunque sólo en variante de cinco plazas.

El Honda CR-V 2018 se suma a la fiesta de los SUV con siete plazas en esta nueva generación siguiendo la estela del Hyundai Santa Fe, el Škoda Kodiaq o el Kia Sorento. No son pocos los todocamino que ofrecen esta opción tan de monovolumen y Honda no quería dejar a su superventas fuera de esta tendencia.

Tampoco quería ser ajeno el fabricante nipón a las nuevas tendencias de propulsión en clave ecológica. Honda ya había confirmado que a partir de este 2018 todos sus nuevos lanzamientos incorporarán algún tipo de propulsión eléctrica. En el caso del Honda CR-V 2018 se apuesta por el momento por la hibridación, aunque aún habrá que esperar un año para que llegue al mercado: el lanzamiento del Honda CR-V Hybrid se espera para principios 2019.

Siete ya no son multitud en un SUV

Honda CR-V 2018, así es la quinta generación del SUV

Pensando en la opción de siete plazas y en una mejorada habitabilidad, en el Honda CR-V 2018 crece ligeramente la distancia entre ejes, en concreto es 40 mm mayor respecto a la anterior generación. Asimismo, su anchura aumenta 35 mm, lo que junto a la más amplia batalla se traduce en mayor espacio para el habitáculo, pensando tanto en la tercera fila de asientos como en la comodidad para el resto de plazas.

Ahora los asientos delanteros cuentan con 16 mm más de espacio para los hombros y de 5 mm más de margen respecto al techo. Por su parte, la distancia entre las plazas traseras y delanteras ha aumentado en 50 mm. A fin de ofrecer mejor accesibilidad para la tercera línea de asientos, el ángulo de apertura de las puertas ha crecido en seis grados, mientras que la segunda bancada puede moverse hasta 150 mm. Además, estas plazas hacen gala de un ángulo de 101 grados.

Honda CR-V 2018

El maletero de la quinta generación del Honda CR-V es también ofrece una mejorada capacidad, siendo más ancho y profundo. El respaldo de los dos asientos posteriores puede abatirse hacia abajo y hacia delante en disposición 60:40 para ofrecer más capacidad. El espacio de carga se distribuye ahora en dos posiciones sobre el piso del maletero, permitiendo crear un fondo plano pensado para cargar objetos más voluminosos, que podrán cargarse más cómodamente gracias al sistema de apertura "manos libres" del portón.

Honda asegura que la longitud de carga es de 1,8 metros en el caso de la variante de siete asientos y de 1,83 metros en el de la cinco plazas: 2,5 cm más que la anterior generación. Además, la carga también puede distribuirse por el habitáculo, gracias a los generosos compartimentos de las puertas, en los que puede caber hasta una tablet, así como los espacios del túnel central, desde la bandeja para smartphones hasta un compartimento que puede dar cabida a un pequeño bolso de mano.

¿Qué cambios estéticos podemos esperar en el Honda CR-V 2018?

Honda CR-V 2018, así es la quinta generación del SUV

En lo que se refiere a diseño, hay mucho de lo ya adelantado por el Honda CR-V Hybrid Concept mostrado hace unos meses. El Honda CR-V 2018 ofrece una imagen más robusta y dinámica, con pasos de rueda más anchos, nuevas defensas ligeramente más deportivas y unas líneas más marcadas en el capó. Si bien el frontal es bastante continuista con el antarior CR-V, en la trasera encontramos más cambios, principalmente en las ópticas que ahora se alargan hasta el lateral.

En esta quinta generación del Honda CR-V se ha reducido el grosor de los pilares A, además de incorporarse nuevas cubiertas para el motor y el bajo piso, lo que ligado a esas líneas más deportivas consiguen mejorar su aerodinámica.

En el habitáculo, la distribución más horizontal del salpicadero contribuye a generar más espacio para las primeras plazas. El panel de instrumentación se concentra ahora en una pantalla de siete pulgadas, que acompaña a la del panel central, de idénticas medidas, desde la que se maneja todo lo que toca a infoentretenimiento.

Pensando en verde: el Honda CR-V también será híbrido

Honda CR-V 2018, así es la quinta generación del SUV

En lo que a la oferta mecánica se refiere, no hay cambios respecto a lo anunciado en Frankfurt. La gama de motores del Honda CR-V se limitará por el momento a dos: una variante híbrida y otra de gasolina, eliminado la opción diésel en esta generación.

La llegada de la versión híbrida a Europa es la principal carta de presentación en esta quinta generación del CR-V. El sistema híbrido Intelligent Multi Mode Drive (i-MMD) de Honda combina un propulsor gasolina de ciclo Atkinson i-VTEC de 2.0 litros con dos motores eléctricos. Éste se gestiona mediante una transmisión más compacta, con una única relación de engranaje fijo, que permite una transferencia de par más fluida.

Los tres modos de propulsión que ofrece el Honda CR-V Hybrid, EV Drive, Hybrid Drive y Engine Drive, se gestionan de manera automática para ofrecer la mejor eficiencia, aunque también permiten al conductor escogerlos manualmente. El EV Drive hace operar únicamente a los motores eléctricos y está pensado para bajas velocidades, mientras que en el modo Hybrid Drive, el motor de gasolina propulsa al motor-generador eléctrico alimentando al motor de propulsión eléctrico. Por su parte, el modo Engine Drive da paso al propulsor de gasolina, aunque si aumenta la demanda de potencia éste también se puede apoyar en los motores eléctricos.

El diésel pasa a mejor vida en el Honda CR-V 2018

Honda CR-V 2018, así es la quinta generación del SUV

En lo que toca a la variante de combustión tradicional, el Honda CR-V 2018 limitará su oferta a un propulsor de gasolina, desapareciendo así de su gama de motores una opción diésel. Una muerte ya anunciada a finales del año pasado.

De esta manera, la oferta se reduce al VTEC TURBO de 1.5 litros cuya potencia y prestaciones aún no han sido anunciadas. Lo que sí confirma la marca es que, efectivamente este propulsor, podrá asociase a un cambio manual de seis velocidades o a una transmisión automática CVT que ha sido optimizada en esta nueva generación para ofrecer una respuesta mas lineal.

Mientras que la variante híbrida no estará a la venta en Europa hasta 2019, la llegada de la quinta generación del Honda CR-V será este 2018 y estará protagonizada por la variante de gasolina: Honda estima que las primeras entregas comiencen en otoño.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos