Rusia, paraíso del gas natural, se rinde a los coches eléctricos y empezará a subvencionarlos

Rusia, paraíso del gas natural, se rinde a los coches eléctricos y empezará a subvencionarlos
13 comentarios

Tras la resolución del paquete de medidas de la Comisión Europea para desincentivar la venta del coche de combustión en todo el territorio, los países tienen que adaptar su producción y venta de vehículos para cumplir con la normativa aprobada.

Es el ejemplo de Rusia donde, según Reuters, quieren impulsar de alguna forma la producción de coches eléctricos de fabricación nacional, considerando un estímulo financiero para impulsar el sector.

Financiar hasta el 25 % de los gastos de producción

fabroca

La industria automotriz en Rusia, un exportador mundial de petróleo y gas, no tiene proyectos exitosos de coches eléctricos en la actualidad. Por ello, el pequeño fabricante de automóviles privado ruso Zetta, está diseñando un coche eléctrico y planea lanzar la producción este año.

En Rusia el año pasado, circularon en total unos 45 millones de coches donde solo alrededor 10.000 eran de propulsión eléctrica y, la mayoría, de segunda mano.

Uno de los principales problemas del país es que, los coches eléctricos son significativamente más caros y la gente decide por un vehículo más barato. Es por eso que, desde el gobierno ruso, quieren financiar la producción de los vehículos nacionales eléctricos para hacerlos más asequibles a la población y poder así con las metas propuestas en la Unión Europea.

Zetta

Con esta ayuda, se planea cubrir hasta el 25 % de los gastos de fabricación de cualquier coche ruso eléctrico, sufragando como máximo, 625.000 rublos rusos (7.224 euros al cambio).

En cuanto al mercado eléctrico en general, el año pasado se vendieron 5.960 coches eléctricos en Rusia, incluidos 687 nuevos, y la flota completa de coches eléctricos en el país es de poco más de 10.000. En 2022, se espera que la participación de vehículos eléctricos en el mercado automovilístico ruso alcance el 1,7 por ciento, que es casi 30 veces más que en 2020, pero aún no es exactamente un número impresionante.

El objetivo anual de Rusia es producir alrededor de 220.000 unidades eléctricas para 2030 para así poder cumplir los objetivos de reducción de la huella de carbono y, disminuir así las emisiones a un 70 % de sus niveles de 1990, como pide la Comisión Europea en su paquete de medidas.

Pero, para conseguirlo van a tener que seguir invirtiendo y trabajando. De hecho, se planea hacer una inversión de 777 billones de rublos (más de 8 millones de millones de euros) para conseguir cumplir esos objetivos.

En Motorpasión | Las averías del coche más habituales que vienen ocasionadas por vicios, manías y malas costumbres del conductor

Temas
Inicio