EEUU tiene un problema con la inflación. Los coches electrificados europeos van a pagar el pato

EEUU tiene un problema con la inflación. Los coches electrificados europeos van a pagar el pato
13 comentarios

Impulsada por los demócratas y rechazada por los republicanos, EEUU ha convertido en ley el Decreto de Reducción de la Inflación, un enorme proyecto de 430.000 millones de dólares encaminado a reducir emisiones contaminantes y que ha sido duramente criticado por la UE.

¿La razón? Las ayudas a la compra de coches eléctricos que incluye la nueva ley -entre muchas otras medidas- queda reducida a vehículos ensamblados en Norteamérica. Y eso deja fuera a muchos fabricantes a partir del 1 de enero.

'Make (North)America great again'

Usa Flag

¿Qué implica la nueva ley de clima, salud e impuestos? De cara a la compra de vehículos eléctricos, elimina los créditos fiscales para vehículos eléctricos que no hayan sido ensamblados en EEUU, y deja una reducida lista de coches que pueden optar a la ayuda de 7.500 dólares en efectivo. Un requisito que es efectivo desde el 16 de agosto.

También crea una nueva ayuda de 4.000 dólares para coches eléctricos usados.

Además, incluye decenas de miles de millones de dólares en nuevos préstamos, créditos fiscales y programas de subvenciones para que los fabricantes de automóviles construyan vehículos más limpios; eso sí, en Norteamérica.

Esto convierte el proyecto en una forma de revitalizar la fabricación dentro del país, y no tanto la demanda de coches eléctricos.

La inversión en paneles solares, turbinas eólicas, almacenamiento de energía a través de baterías o semiconductores son también parte del ambicioso plan.

El problema. La nueva ley requiere que el ensamblaje final tenga lugar en EEUU, lo que deja fuera alrededor del 70 % de los 72 modelos eléctricos, de pila de combustible e híbridos enchufables disponibles en el país.

La lista publicada por el Departamento de Energía de coches elegibles incluye vehículos que se ensamblan en América del Norte, pero para los cuales los fabricantes actualmente superan el límite de 200.000 unidades en el crédito anterior.

Ese límite se levanta el 1 de enero de 2023, por lo que no calificarán para el crédito fiscal para automóviles eléctricos hasta el año que viene.

Tesla

En este sentido, muchos fabricantes de automóviles y concesionarios han estado redactando contratos escritos vinculantes antes de la firma de Biden para que sus vehículos sean elegibles para los antiguos créditos fiscales, incluso si no han recibido vehículos.

Como contrapartida, siempre que un cierto porcentaje (que aumenta con el tiempo) de las piezas de la batería de un vehículo se obtenga de manera responsable, ese vehículo calificará para los créditos. Esto significa que EEUU ha puesto en el punto de mira la trazabilidad de las materias primas críticas como el litio -que proviene casi en su totalidad de China- o el cobalto.

Se espera que la nueva ley contribuya a una reducción del 40 % en las emisiones de CO2 de EEUU, hasta niveles de 2005, para 2030. Un 10 % menos de lo inicialmente acordado por la Casa Blanca.

Bruselas y Corea del Sur ponen el grito en el cielo

A la Comisión Europea no le ha gustado el plan de Biden, y lo ha calificado de "discriminatorio" al dejar fuera a los vehículos no ensamblados en EEUU.

De hecho, los coches electrificados europeos que no se ensamblen en EEUU, por ejemplo, el BMW i4, pagarán el pato de esta nueva ley proteccionista. Muchas marcas tienen plantas en EEUU. Eso deja fuera por ejemplo a coches importantes como el Taycan, la familia de Audi incluyendo al e-tron GT o los Toyota, aunque Toyota tenga fábricas en EEUU.

"La UE está profundamente preocupada con el plan, creemos que discrimina a fabricantes extranjeros respecto a los estadounidenses y que es incompatible con las normas de la Organización Mundial del Comercio", ha afirmado la portavoz comunitaria de Comercio, Míriam García, en declaraciones recogidas por Reuters.

Corea del Sur también ha advertido a EEUU de que este proyecto pueda violar las normas de la OMC y un acuerdo de libre comercio bilateral, y ha pedido que se incluyan vehículos eléctricos y baterías fabricados o ensamblados en Corea.

Temas
Inicio