Los coches europeos se pueden quedar sin una materia prima fundamental: el acero

Los coches europeos se pueden quedar sin una materia prima fundamental: el acero
10 comentarios

Por si no fuera poco con una pandemia y una crisis de semiconductores, ahora la industria del automóvil (y tantas otras que dependen de este material) se enfrentan a un nuevo reto provocado por la guerra en Ucrania: el alza en el precio del gas y la electricidad.

Esta subida de precios ha provocado que ArcelorMittal, el segundo mayor fabricante de acero del mundo, cierre una planta en Europa, lo que afectará a cada eslabón de la cadena de valores: fabricantes, trabajadores, consumidores y precio de los vehículos. Y también está ocurriendo con el aluminio.

Las plantas metalúrgicas europeas, ante el abismo

Fabrica

En un comunicado emitido por la compañía se informa del cierre de la planta alemana desde finales de septiembre debido a la coyuntura actual de altos precios y baja demanda:

"El aumento exorbitante de los precios de la energía está teniendo un impacto masivo en la competitividad de la producción de acero. Además, existe una demanda de mercado débil, una perspectiva económica negativa y costos de CO2 persistentemente altos en la producción de acero", ha explicado ArcelorMittal.

El grupo cerrará uno de los dos altos hornos en la planta de acero plano de Bremen hasta nuevo aviso, mientras que en la planta de Hamburgo se cerrará a partir del cuarto trimestre.

Con los precios del gas y la electricidad multiplicándose por 10 en tan solo unos meses, la compañía ha alegado no ser competitiva en un mercado que está abastecido en un 25 % por importaciones, y han hecho una llamada a las altas esferas políticas para controlar los precios de la energía.

Ni adquiriendo la esponja de hierro de EEUU ni reduciendo el consumo de gas consigue ser rentable la planta alemana, explican.

Un primer paso, demanda el fabricante, debe ser ajustar el diseño del mercado eléctrico para que el precio del gas natural no sea el único factor determinante en la fijación de los precios de la electricidad.

Fabrica

Algo que desde Bruselas están estudiando mientras miran al caso español y portugués, aunque todo apunta a que la intervención del mercado eléctrico solo será para Alemania y los países del este.

ArcelorMittal tiene plantas de producción en Alemania, Bélgica, Francia, España, Italia, Luxemburgo, Rumanía, Polonia, Macedonia, Estonia, República Checa, Marruecos y Bosnia y Herzegovina.

De acuerdo a los datos de 2018, solo en Alemania la compañía produce 5,5 millones de toneladas de acero al año. Y no es la única que se ha visto obligada a cesar operaciones.

También la industria del aluminio está al borde del abismo. Norsk Hydro ASA se está preparando este mes para parar en una enorme planta en Eslovaquia.

Según datos de Bloomberg, la producción europea de aluminio ha caído a los niveles más bajos desde la década de 1970 y los expertos de la industria dicen que la creciente crisis energética amenaza con crear un evento de extinción en grandes franjas de la producción de aluminio de la región.

Para hacernos una idea, una tonelada de aluminio requiere alrededor de 15 MWh de electricidad, suficiente para alimentar cinco hogares en Alemania durante un año. Muchísimo más de lo que requiere la producción de acero:

Bloomberg
Gráfico: Bloomberg.

Esta situación acabará afectando al precio final de los vehículos, ya que se incrementarán las importaciones (más caras y con mayor huella de carbono).

Y por si fuera poco, los fabricantes de fertilizantes, las plantas de cemento, las acerías y las fundiciones de zinc también están cerrando en lugar de pagar precios desorbitados por el gas y electricidad.

Temas
Inicio