Compartir
Publicidad

Los jóvenes campeones no tienen hueco en la Fórmula 1

Los jóvenes campeones no tienen hueco en la Fórmula 1
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los seguidores del DTM ya sabréis que este fin de semana el joven y talentoso Pascal Wehrlein, protegido de Mercedes y piloto reserva de la escudería alemana de Fórmula 1, se convirtió en el campeón del DTM más joven de la historia en la última cita en Hockenheim. A sus 21 añitos recién cumplidos (justo ayer), nadie duda del brillante futuro que puede tener el piloto alemán, pero desde luego, eso dependerá mucho del presente, que parece, como en muchos otros casos, complejo.

Tan complejo como, sin ir más lejos, el del no menos brillante Stoffel Vandoorne, indiscutible campeón de la GP2 2015 y joya de la corona a día de hoy de la cantera de McLaren. Pero claro, con Jenson Button renovado para 2016, su puerta de acceso más evidente a la Fórmula 1 parece completamente cerrada, algo que no deja de ser frustrante dada la tremenda calidad que atesora el joven piloto belga en sus manos.

Otro de los jóvenes que parecían que tenían mucho que decir en la máxima categoría del automovilismo, Kevin Magnussen, fue "despedido" la semana pasada de su rol de piloto reserva en McLaren ya que según el propio Ron Dennis "no tenía hueco" en la estructura del equipo británico. Magnussen, curiosamente, doblegó a Vandoorne en las World Series de 2013 para alzarse con el título de la categoría (aunque Vandoorne debutaba en la categoría tras vencer el año anterior la Eurocup), y su lugar probablemente lo ocupe el propio Vandoorne en McLaren.

Un problema que no es nuevo: si no pagas no hay volante

Stoffel Vandoorne Gp2 2015

Pero más allá de estos casos de actualidad, muchos jóvenes talentos se han perdido estos últimos años sin haber dispuesto de una oportunidad real para brillar en Fórmula 1. No hay hueco para los jóvenes talentos en Fórmula 1. Las cada vez más largas carreras de pilotos "experimentados" son un gran handicap, pues guste más o menos, la realidad es que en una normativa donde el tiempo en pista es limitadísimo, la experiencia es un tesoro, y los novatos no están en su posesión.

La única opción factible que da entrada a la Fórmula 1 hoy en día es comprar asientos en los equipos más necesitados financieramente de la parrilla. Sea con patrocinadores, dinero o acuerdos comerciales (motores, por ejemplo). La cuestión es que si pagas, corres, pero si no pagas...

Pero yo lo tengo clarísimo: no quiero ver a grandes talentos pelearse con coches nefastos. Los quiero en coches con opciones de brillar desde el primer día. A lo mejor no es tan mala idea lo del tercer coche para estos jóvenes. Quién sabe si sería el movimiento que diera mayor vida a una Fórmula 1 que está necesitada de nuevos aires.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio