Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

Guía completa para no olvidarte nada en tus viajes en furgoneta

Guía completa para no olvidarte nada en tus viajes en furgoneta
Sin comentarios

Publicidad



image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

Viajar en furgoneta es una opción de vacaciones que surge en los años 60, y que vuelve con fuerza de forma cíclica cada pocos años. Para muchos es una forma de vida, conocida como Van Life, que los aleja de la figura del turista familiar de camping y caravana; el hashtag #EnFurgoMolaMas, creado por el bloguero gallego Román Pena, quiere reivindicar precisamente la sencillez de la furgoneta.

No hace falta vender tu casa y convertirte en nómada para disfrutar de un buen viaje en furgoneta. La furgo es una opción que siempre ha estado ahí, y que practican miles de personas en todo el mundo. La posibilidad de unas vacaciones económicas y sencillas resulta muy atractiva, pero no por sencillez debemos descuidar los preparativos.

Una forma muy económica y sencilla de viajar

Vanlife 02

El mayor atractivo del Van Life es la libertad de movimiento. Una furgoneta, al tener unas dimensiones similares a la de un turismo, es igual de fácil de conducir, por lo que podremos adentrarnos por pueblos y ciudades sin limitación. Igualmente para aparcar; a diferencia de la autocaravana, puedes aparcar tu furgoneta en cualquier plaza de aparcamiento común.

Ello, como te habrás imaginado, da una ventaja extra: poder pasar la noche en cualquier lugar. Puedes pernoctar en el interior de tu furgoneta sin la necesidad de acampar, actividad que está regulada en nuestro país aunque no de forma muy clara. En la web Furgosfera explican muy bien la normativa y las precauciones que debemos tomar: no salirnos del perímetro de estacionamiento, no emitir ruidos distintos del motor, etc.

Poder pernoctar en la furgoneta te permitirá ahorrar mucho dinero, pero también su propio consumo de combustible, más parejo a la de un turismo y muy inferior a la de una autocaravana. Si además no recurrimos a restaurantes y cocinamos nuestra propia comida, podemos bajar nuestro gasto medio a menos de 30 euros al día. Un último consejo: circular por carreteras convencionales; no sólo nos ahorraremos algo más en peaje, sino que conoceremos pueblos y ciudades a nuestro paso.

Cosas a tener en cuenta

Van Life

La web Van Travellers nos ofrece un checklist muy completo sobre el equipaje y el equipamiento que debemos llevar, aunque básicamente podemos resumirlo en tres grandes grupos:

Equipaje : Nuestro destino y el propio recorrido que vayamos a realizar determinarán las prendas y accesorios que llevemos en nuestro vehículo. Si es invierno, ropa térmica y prendas de abrigo; si es verano, que no falte el bikini o el bañador. Si vamos de senderismo, un bastón y unas buenas botas; para el mar, quizás un snorkel o gafas de bucear.

Equipamiento : Aquí tenemos que considerar todos lo que necesitemos para la intendencia de nuestro día a día. Desde mesas y sillas plegables hasta un hornillo de gas para cocinar, una ducha portátil o una nevera compresor. Como veremos más abajo, algunas furgonetas como la PROACE VERSO CAMPER ya llevan de fábrica algunos de estos elementos.

Documentación : Si vas a viajar dentro de la UE, no necesitaremos más documentos que los habituales en España: DNI, permiso de conducir, permiso de circulación, etc. Si salimos de la UE, ya dependerá del sitio; algunos de los más comunes son la carta verde, un seguro específico (por ejemplo, existe uno para toda la Mercosur) o el Carnet de Passages en Douane (CDP). Podemos consultar con la embajada de nuestro país de destino por estos y otros requisitos.

Nuestra furgo: con la casa a cuestas

Vanlife 03

Durante nuestro viaje, la furgoneta será nuestro hogar, y forjaremos con ella una relación afectiva que pocos entienden. No en vano, es habitual en el Van Life ponerle nombre a nuestro vehículo. Por todo ello hay que meditar largamente el tipo de furgo con la que queremos emprender nuestra travesía. Muchos optan por el encanto de las viejas furgos, como la clásica Toyota Hiace (hay fotos preciosas en el Blog Passport-Diary y en el instagram de Justin y Tori), y adaptarlas con modificaciones caseras para acoger una cama, espacio de almacenamiento, iluminación extra… En la muy recomendable web Van Travellers explican como hacerle a nuestra furgoneta algunas de estas adaptaciones, como una placa solar para una cama camper.

Otra opción es optar por una furgoneta más moderna y que cuente ya de fábrica con equipamiento adaptado. Un buen ejemplo es la Proace Verso, la furgoneta para transporte de personas de Toyota, que cuenta con una versión Family y otra denominada CAMPER. La primera está más pensada para realizar largos trayectos con la familia (como su propio nombre indica) con hasta 8 plazas. Pero lo interesante es que las dos filas de asientos traseras se pueden retirar para dejar un espacio muy aprovechable para desplegar un colchón.

En cambio, la versión CAMPER sí está orientada al Van Life, incluyendo de fábrica mucho del equipamiento de la lista que hemos visto arriba: un toldo desplegable, una nevera con la temperatura ajustable, una ducha de doce litros, no una sino dos camas… E incluso la posibilidad de elevar el techo hidráulico hasta los 2,50 metros, por si llueve pero quieres estirar las piernas.

Puedes pensar que llevar una furgoneta tan moderna le resta encanto a un viaje así. Pero todos estos extras se hacen necesarios tarde o temprano, y tenerlos integrados en el vehículo optimiza el espacio y facilita mucho las cosas. Al fin y al cabo de eso trata el Van Life: llevar una vida sencilla y sin complicaciones.

Imágenes | Instagram/Justin Schryver | Unsplash/Tobias Weinhold | Pixabay/StockSnap

Publicidad

También te puede gustar

Inicio
Compartir