Contenidos contratados por la marca que se menciona

+info

E-Broom: la mágica escoba eléctrica que no ha sido fabricada para los fans de Harry Potter

E-Broom: la mágica escoba eléctrica que no ha sido fabricada para los fans de Harry Potter
5 comentarios

Publicidad



image


Sigue a Toyota

Recibe novedades de Toyota

Facebook Twitter Youtube

Lo mejor

Mucho se ha hablado en las últimas semanas de “la escoba de Harry Potter” de Toyota. Cuando aún tratábamos de descifrar las convocatorias de prensa, el fabricante nipón va y revoluciona el último Tokyo Motor Show (un salón ya de por sí acostumbrado a las sorpresas) con su e-Broom hecha realidad. Titulares en medios de todo el mundo, las redes sociales echando humo y discusiones de barra de bar sobre qué se le pasaba a Toyota por la cabeza para invertir a saber cuánto en semejante invento. ¿Por qué Toyota ha fabricado una escoba eléctrica? ¿Se llegará a poner a la venta? ¿Cuál es el verdadero sentido del e-Broom? Todas estas son preguntas que vamos a tratar de desgranar en las siguientes líneas.

Pero, ¿qué es realmente el dichoso e-Broom?

“Broom” significa literalmente “escoba”, y el prefijo “e-” nos indica que estamos ante un dispositivo que funciona con electricidad. Hablar de una escoba eléctrica podría llevarnos a pensar en una especie de aspiradora, pero ya desde el primer vistazo -y atendiendo a su impactante estética- sabemos que las referencias deben ser otras. Para la gran mayoría, el aparato nos recordará a la Nimbus de Harry Potter (no entro a valorar si a la 2000 o la 2001). Pero según la nota de prensa de Toyota, la referencia directa son las brujas de toda la vida que en la cultura popular surcan los cielos montadas en su escoba.

El e-Broom cuenta con una rueda eléctrica que nos impulsará

Lo primero que debemos señalar de la e-Broom es que su cepillo de tonos azulados esconde una rueda impulsada por energía eléctrica. Sí, la gran decepción para muchos es que esta escoba no vuela, sino que es terrestre y funciona como una suerte de patín eléctrico. El palo de esta escoba es metálico y de tonos dorados y plateados, y cuenta con un control para regular la velocidad del vehículo. Rematando el mango encontramos la figura de un pequeño gato de cristal, a modo de “familiar” de la bruja en la que nos convertimos  con la e-Broom. Al parecer, se trata de una referencia directa al manga Nicky, aprendiz de bruja (Kiki en Latinoamérica), y conociendo las inspiraciones de Toyota no nos extrañaría.

Toyota Ebroom 02

Para hacer uso de la e-Broom debemos calzarnos unos patines (y entendemos que las pertinentes protecciones) y montarnos sobre el palo, que cuenta con su correspondiente asiento. De este modo, formaremos una especie de triciclo en el que el e-Broom hará de cuadro y nuestras piernas de horquilla. Recomiendan que los patines sean de línea, pero suponemos que también son válidos los tradicionales usados en hockey (no así los de patinar sobre hielo en donde la e-Broom resbalaría). De hecho, el e-Broom se nos antoja una variante muy divertida para deportes como el hockey patines o el polo, o por supuesto para el quidditch muggle (en España ya tenemos varias competiciones e incluso una selección nacional).

Por qué Toyota ha fabricado una escoba de bruja

Una vez que dejas de asombrarte por la posibilidad de emular a Harry Potter o a la bruja Nicky, te preguntas ya con la cabeza más fría cuál es el sentido de este vehículo y qué pretende Toyota con todo esto. Para entenderlo, debemos poner al e-Broom en contexto, y retrotraernos al Tokyo Motor Show del pasado mes de noviembre. Un salón del automóvil que forma parte de los Big Five (junto con Ginebra, Frankfurt, París y Detroit), pero muy diferente de todos ellos por la calma que reina en el espacio expositor. Al silencioso murmullo de los siempre discretos japoneses se le une el de los motores eléctricos de los vehículos, que aquí predominan sobre los de combustión.

Toyota ha querido aportar desenfado y optimismo al futuro autónomo

Precisamente en este ambiente de máxima correción, donde Toyota juega en casa y con los Juegos Olímpicos a la vuelta de la esquina, el fabricante nipón ha querido aportar una buena dosis de desenfado y optimismo al futuro autónomo-eléctrico que plantea la feria. El nombre de su stand, el “Parque Temático de la Movilidad”, ya apuntaba a que ahí habían ido a divertirse y a hacer sonreír a la gente, lemas utilizados como "Future Playground" o "Play the Future" no dejaban lugar a dudas. A la entrada eras recibido por “la Gente del Futuro” (azafatos convenientemente uniformados), el robot sanitario HSR ofrecía bebidas a los invitados y el androide T-HR3 te invitaba a una partida de piedra-papel-tijeras.

Toyota Ebroom 03

¿Dónde encaja la e-Broom en todo esto? Pues que la escoba eléctrica ha sido al parecer un prototipo que algunos empleados de Toyota diseñaron en su tiempo libre, y que la empresa ha querido hacer realidad para el disfrute de todos. Ni siquiera han intentado -y se agradece- engañar al público con enrevesados argumentos técnicos. La nota de prensa al respecto resultaba tan bizarra como esclarecedora:

¿Volar a través del cielo? ¡Experimenta de primera mano la movilidad del futuro! Creada a partir de la escoba que usa la bruja para volar por el aire, esta plataforma de movilidad integra a las personas y las máquinas, permitiendo a los usuarios reafirmar el placer de la movilidad.

El placer de conducir y disfrutar de la movilidad

Realmente Toyota no da puntada sin hilo con declaraciones de este tipo. No son pocos los amantes del motor que miran con preocupación el futuro inminente que ya se vislumbra en el horizonte. Un futuro de coches conectados, eléctricos y sobre todo autónomos, que eliminará cualquier necesidad de conducir, y con ello el placer que para muchos nos supone ponernos al volante. La opinión de Toyota al respecto es que nunca se debe renunciar a ese placer, y por ello apuesta por un concepto de coche autónomo -similar al de los aviones actuales- en el que los ADAS (sistemas de ayuda a la conducción) hagan gran parte del trabajo, pero en el que el conductor aún conserve el control.

Toyota ha comparado el prototipo con "la alegría de montar a caballo"

En esa misma línea fueron las declaraciones de Akio Toyoda en la presentación de otro concepto en el Tokyo Motor Show: el e-Racer. Se trata de una especie de coche de carreras de uso particular, con infinidad de reglajes y opciones de personalización. Con él podríamos circular e incluso competir en mundos alternativos a través de unas gafas de realidad virtual y aumentada. Supondría una experiencia que Toyoda quiso comparar con “la alegría de montar a caballo”, en la que animal aplica su propia inteligencia a las condiciones del terreno y a las propias indicaciones de su jinete, y éste aún puede disfrutar de controlar el trayecto y de sentir la fuerza de su montura.

Toyota Ebroom 05

Akio Toyoda parece que ha querido recoger así el testigo de su tatarabuelo Sackichi, quien propugnó con su fábrica de telares la idea del jidoka: automatización con un toque humano. Toyota no solo desea concederle al usuario el control de su futuro vehículo autónomo, sino que pone a la persona en el centro de todo concepto que baraja. Y así lo planteó en el Tokyo Motor Show, cuando presentó el ya conocido e-Palette como un servicio donde las personas pueden compartir entretenimientos. O el e-4me, un vehículo similar pero de carácter unipersonal, en el que se destaca que ofrece privacidad al usuario y “un sabor de lujo” a la hora de dirigirse a su destino. También se presentaron conceptos como el Micropalette, un robot que “entrega bienes físicos a un ser querido, con los sentimientos que los acompañan”; o el e-Care, una suerte de ambulancia que permite que el médico te examine ya mientras eres desplazado al hospital.

Toyota Ebroom 06

Como vemos, Toyota concibe el futuro entre plataformas de movilidad totalmente autónomas y vehículos inteligentes que permiten mantener el control en todo momento. Pero en todos los casos tratando de que los usuarios disfrutemos al máximo del trayecto, bien practicando nuestras aficiones bien sintiendo todo el poder del vehículo. Los conceptos presentados por Toyota siguen esta misma filosofía. Muchos son totalmente alocados, como el e-Broom, pero sirven igualmente para experimentar, jugar y en definitiva explorar las vías que nos llevan al futuro de la movilidad.

Imágenes | Toyota Global Newsroom

Publicidad

También te puede gustar

Inicio

Explora en nuestros medios