Compartir
Publicidad

Prueba: Honda Civic Type-R (parte 1)

Prueba: Honda Civic Type-R (parte 1)
Guardar
29 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Más de una vez alguno se ha quejado de que los coches que probamos en Motorpasión son “normalitos”, pero esta vez, esperamos sorprenderos. El Type-R es el Honda Civic más brutal, que aunque físicamente se parece a su homólogo 3-5 puertas, el comportamiento es otra historia y no es apto para cardiacos.

Esperamos que disfruteis tanto con la lectura del artículo como lo que disfruté conduciéndolo. En primer lugar, hablaré de su aspecto, el comportamiento viene mañana. Hace un mes, la mayoría de vosotros calificó al Honda Civic como el compacto con el mejor diseño.

Exterior

El Type-R está directamente basado en el Type-S, la versión 3 puertas del Civic. Su aspecto pretende ser más deportivo y diferenciado, por eso la parrilla frontal deja de tener esa parte transparente tan típica de un concept car y se pinta en negro, con la H de Honda bañada en rojo intenso. Decididamente, si no está pintado en rojo chillón, mola menos.

La parte baja del paragolpes, guardabarros, taloneras y por detrás dejan el color negro para unirse al color de la carrocería. Las tomas de aire tipo nido de abeja le sientan bien. Visto de un lateral, las llantas de 18 pulgadas parecen decir “Soy un Type-R y estoy aquí”, con la H en rojo, por supuesto. Los neumáticos, Bridgestone Potenza, sufrieron un desgaste anómalo en mi opinión en el tren delantero, pero comentaré eso más adelante.

Honda Civic Type-R

Las pinzas de freno son diferentes y tienen un logotipo identificativo. La suspensión es específica, y la altura de la carrocería al suelo es menor, 15 milímetros más baja que los Civic normales. Entre el suelo y el chasis hay una separación de 134 mm.

La superficie acristalada para el conductor y acompañante es notable, pero en las plazas traseras hay poco aporte lumínico, casi como el Civic 5 puertas. Otra característica común al Type-S es el tamaño de las puertas (y su peso), que favorecen la entrada del conductor aunque sea muy grande, pero hay que tener cuidado con ellas en aparcamientos estrechos o con obstáculos cerca.

Honda Civic Type-R

En la parte trasera es más parecido al Type-S, si no tenemos en cuenta la presencia del gran logotipo “Type-R” de la zona derecha, que identifica a los Honda más marchosos y deportivos. Mantiene la doble salida de escape real triaungular, al igual que los otros Civic, solo que en este modelo suenan mucho mejor.

El alerón trasero sigue estorbando la visibilidad del conductor por el retrovisor, y con la caída de la superficie acristalada, la imagen deportiva pierde un poco, o esa es mi lectura. Eso sí, el color carrocería y un mayor grosor del alerón le hacen más agresivo. No debería decir esto, pero me parece el Civic más bonito de todos, con diferencia. Perdón por la licencia y la rima.

Interior

Dentro del Type-R se respira aire de competi. Si en el Civic nos sentimos a los mandos de una nave espacial, en el Type-R a nada que dejemos volar la imaginación nos encontramos a los mandos de un caza interestelar. La instrumentación se tiñe de rojo, al igual que el resto del habitáculo. Las tapicerías de los asientos están realizadas en alcántara bitono, todo un placer para el tacto y vista. Los asientos deportivos delanteros identifican enseguida a un Type-R a través de la ventanilla.

Honda Civic Type-R

Los pedales deportivos en aluminio no podían faltar, un detalle que se agradece. El logotipo Honda del volante también es rojo, y si nos fijamos en el pomo del cambio, se vuelve totalmente redondo y con las inscripciones en rojo también. La posición del mismo es prácticamente perfecta para la conducción deportiva. En frente del pomo, vemos una chapita identificativa con el número de serie de la unidad, aunque en las fotos no se distingue.

Hay logotipos Type-R en los asientos, alfombrillas, embellecedores de marco de puerta y en el tablero de instrumentos. Donde en el Civic normal va el indicador “Eco”, que puntúa la eficiencia de nuestra conducción, aquí va otro logotipo. La conducción económica es totalmente secundaria en este coche. El indicador de sobrerrégimen (Rev) sigue presente, y es bastante útil en un motor que sobrepasa las 8.000 RPM por minuto.

Honda Civic Type-R

El puesto de conducción sigue combinando el impacto visual con la tremenda funcionalidad de la que hace gala. Si no es el mejor del mercado, es que poco le falta. No hace falta quitar la vista de la carretera para manipular el climatizador, equipo de audio, regulador de velocidad, ordenador, etc. Para postre, la postura es comodísima tanto para ir tranquilo como para echarse unas curvitas en carreteras solitarias.

El carácter práctico del Civic también se mantiene, con numerosos portaobjetos y una buena habitabilidad interior. Como puede apreciarse en la fotografía, está pensado para transportar a 2 personas atrás, por que la plaza central carece de reposacabezas ¡y de cinturón de seguridad! Al ir el depósito delante, no hay túnel central, y se va más cómodo que en un Opel Astra GTC o un Focus 3p, por ejemplo. Ojo, los asientos abatibles delanteros carecen de memoria, un detalle que considero debe mejorar.

Honda Civic Type-R

El confort es menor que en el Type-S o 5 puertas por razones obvias. El motor suena más, va más revolucionado, la suspensión es más dura y el comportamiento del coche es más deportivo. Está hecho así a propósito, y quien vaya a quejarse de esto, es que necesita otro coche. No se le puede criticar apenas por que perdería la gracia. En la versión japonesa, las diferencias respecto al Civic “de calle” son aún mayores, en el Type-R europeo se ha buscado más confort que en su país natal.

El equipo de sonido suena de maravilla, pero si no lo pusieran de serie, no iba a protestar. El motor 2.0 i-VTEC de 201 CV es tan agradable de oir que bien podríamos prescindir de los altavoces. Se nota ruido dentro, pero no es exagerado y es totalmente soportable. Lo que se hace más cuesta arriba es ir por autopista, por que a 120 Km/h en 6ª el motor va girando a 3.700 revoluciones, a 140-150 Km/h se hace aún más molesto. También se perciben algunas vibraciones a consecuencia del régimen de giro del motor.

Honda Civic Type-R

A diferencia de la versión 5 puertas, los asientos traseros no se pueden quedar plegados en vertical, pero se mantiene el hueco que hay bajo los mismos para colocar ciertos objetos.

El maletero tiene el mismo tamaño que la versión 5 puertas, con una capacidad de 485 litros, incluyéndose en estos el espacio de carga bajo el falso piso del maletero. Si abatimos la banqueta trasera 60/40, se puede obtener un espacio de carga de 1.382 litros, digno de un vehículo mixto comercial, con un piso resultante plano.

Podemos poner una red con las argollas del piso y colgar una o dos bolsas de poco peso del enganche que cuelga de la bandeja cobertora.

Esto es todo por ahora, mañana más…

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos