Compartir
Publicidad

La próxima generación del Dodge Challenger recurrirá a la electrificación como 'suplemento'

La próxima generación del Dodge Challenger recurrirá a la electrificación como 'suplemento'
5 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El concepto de muscle car americano va irremediablemente asociado a motores de gran cilindrada y potencia, pero en los tiempos que corren y debido a las limitaciones en materia de consumos y emisiones, los fabricantes estadounidenses necesitan buscar alternativas a la receta clásica.

El máximo responsable de Fiat Chrysler y sustituto del difunto Sergio Marchionne, Mike Manley, anunciaba en una entrevista a Detroit News con motivo del Salón de Detroit que la futura generación de sus Dodge Charger y Challenger recurrirá a la electrificación.

La nueva generación de muscle cars de Dodge, que llegará en algún momento de la próxima década, dejará atrás la añeja y pesada plataforma LX de Chrysler -con 13 años a sus espaldas- y puede que también los grandes motores de ocho cilindros, a favor de sistemas de propulsión que combinen motores de combustión y eléctricos.

Dodge Challenger

"La realidad es que esas plataformas y la tecnología que usamos necesita evolucionar. No pueden seguir existiendo a mediados de los años 2020. La nuevas tecnologías permitirán reducir mucho el peso y debemos pensar en los sistemas de propulsión de otra manera. La electrificación se puede utilizar para suplementar a estos vehículos", afirma Manley.

Así pues, la idea de Dodge para el futuro de los muscle cars no es convertirlos en modelos 100% eléctricos sino más bien utilizar tecnología híbrida para mejorar sus prestaciones, como ya han hecho fabricantes europeos y japoneses en deportivos y superdeportivos de todo tipo. "Creo que la electrificación será desde luego parte de la fórmula que marque el futuro de los muscle americanos. Lo que no será es un motor V8 con compresor y 700 CV", concluye Manley.

El Challenger sigue creciendo a nivel de ventas

De momento, Dodge no debe tener demasiada prisa para lanzar su nueva generación de modelos, ya que durante este recién terminado 2018 el Challenger ha batido récords de ventas, convirtiéndose en el segundo pony car más vendido en Estados Unidos, por detrás del Ford Mustang y por delante del Chevrolet Camaro, con 66.716 unidades comercializadas, de las que un 42% son V8.

Dodge Challenger

De momento el fabricante no ha ofrecido información sobre el futuro de sus modelos, que a día de hoy están alimentados por cuatro motores: un 3.6 litros V6 (que en un futuro podría ser biturbo e ir apoyado por un motor eléctrico para sustituir al HEMI V8), un 5.7 litros HEMI V8, un 6.4 litros HEMI V8 y un 6.2 litros V8 con compresor.

"La electrificación no puede ser la parte dominante de un muscle car, pero la electricidad con el objetivo principal de contribuir a mejorar las prestaciones del vehículo es algo muy diferente", asegura el CEO de Fiat Chrysler.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio