Compartir
Publicidad

Škoda desvela los primeros bocetos del Vision iV Concept, la antesala de su nuevo coche eléctrico

Škoda desvela los primeros bocetos del Vision iV Concept, la antesala de su nuevo coche eléctrico
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Škoda Kamiq, el tercero en discordia de la familia SUV del fabricante checo, no estará solo en el stand de la marca en el Salón de Ginebra 2019. Škoda también aprovechará la cita suiza para mostrar un nuevo prototipo que servirá de antesala para su estreno en la electromovilidad. Su nombre es Škoda Vision iV Concept y el primer aperitivo nos llega con estos bocetos.

Škoda asegura que 2019 será el año en el que dará su pistoletazo de salida hacia las mecánicas alternativas. La marca ha anunciado que, en los próximos tres años, más de diez de sus estrenos llevarán la electrificación por bandera, incluyendo tanto coches eléctricos como híbridos enchufables o mild-hybrid.

Así, este 2019, la firma checa estrenará dos versiones híbridas del Škoda Octavia, cuya presentación está fijada para el Salón de Frankfurt 2019, y este año también se espera el debut del Škoda Superb PHEV o de la versión eléctrica de su urbano Citigo. La marca confirma que hasta 2022, invertirá un total de 2.000 millones de euros en lo que respecta a movilidad eléctrica.

Y entre estos esperados estrenos, encontramos este primer esbozo, bautizado como Škoda Vision iV Concept, que desembocará en su primer coche eléctrico concebido sobre su nueva plataforma Modular Electric Drive Kit (MEB).

Un aperitivo futurista y deportivo, como camino a la electrificación

Škoda Vision iV Concept

Estos dos bocetos adelantan qué podremos esperar en cuanto a estética de este prototipo, que ha sido desarrollado sobre esta nueva arquitectura Škoda MEB. Y todo apunta a que este futuro modelo podría ser un crossover o al menos así lo es este Vision iV Concept.

El Škoda Vision iV Concept hace gala de un imponente diseño, marcado por las formas aristadas y la deportividad, lo que se materializa en su inclinada línea de techo estilo coupé, en su elevada cintura o en las generosas entradas de aire del frontal.

Dos afilados faros delanteros enmarcan la característica parrilla de Škoda, formada por finos listones verticales, mientras que en la zaga sus ópticas también alargadas se ubican bajo un discreto alerón trasero. El conjunto lo completan un poderoso difusor trasero y unas gigantescas llantas de 22 pulgadas optimizadas aerodinámicamente.

Škoda esperará al debut de este concept para dar a conocer detalles sobre su mecánica. La llegada del primer retoño de producción concebido sobre esta nueva plataforma MEB se espera para 2020.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio