Compartir
Publicidad

Japón favorecerá a los coches más eficientes otros tres años

Japón favorecerá a los coches más eficientes otros tres años
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El Gobierno de Japón tiene varios problemas: la deuda pública más grande del mundo, pérdida de competitividad por la fortaleza del yen, los desastres naturales (terremoto, tsunami, catástrofe de Fukushima), el aumento de consumo de energías fósiles por reducción de uso de las nucleares, etc.

Para estimular una de sus industrias fundamentales, el automóvil, se mantendrán los impuestos bajos a los coches más eficientes, no hasta abril de 2012, sino hasta abril de 2015, coincidiendo con el año fiscal (1 abril a 31 de marzo). La exención va del 100 al 50%.

Los principales beneficiarios son los kei car (utilitarios de menos de 4 metros y hasta 64 CV), los coches híbridos y por supuesto los eléctricos. También salen favorecidos los modelos de medidas compactas en general, incluso con tecnologías convencionales, como el nuevo Mazda Demio SKYACTIV-G (en España, Mazda2).

Por ejemplo, en el caso de Toyota (el fabricante que más vende allí), si queremos el 100% de exención de impuestos, podemos elegir entre Prius (Plug-in, normal o Alpha), Sai, Alphard (todos híbridos)... También tienen muchos modelos con 75% de exención, o con el 50%. La lista se puede ver aquí, está en perfecto idioma oriental.

Honda Fit Hybrid

Híbridos y Japón, una simbiosis absoluta

Por otra parte, se van a recuperar los incentivos en forma de subvenciones a los modelos más eficientes, además de la exención de impuestos, que lograron hasta septiembre de 2011 disparar las ventas de híbridos. El Toyota Prius, actual líder del mercado, lleva 229.530 unidades hasta noviembre (297.563 hasta nov/2010) . Fue el coche más vendido de 2010 allí, y de paso, el coche japonés más vendido de la historia en un año en su mercado, destronando al Corolla.

Le sigue el Honda Fit, conocido por aquí como Jazz, con 192.634 unidades. En tercer lugar, el Toyota Vitz, Yaris aquí, con 120.975 unidades. El Fit tiene versión híbrida, el Vitz la tendrá el año que viene. En el pasado, el Honda Insight hizo buenos números con las subvenciones pero fue aplastado literalmente por el Prius de tercera generación.

Si los japoneses compran más híbridos en su mercado, lo malo es que aumentan las listas de espera de los clientes europeos, salvo modelos fabricados fuera de Japón. Lo bueno es que las marcas japonesas siguen liderando la tecnología híbrida y se esfuerzan por seguir siéndolo.

Nissan Leaf
Precios del Nissan Leaf con y sin subvención, en yenes (100 円 = 0,96 €)

¿Qué hay de los eléctricos?

Japón tiene problemas energéticos una vez más. Es una nación fuertemente importadora de energía por falta de recursos propios, y debido a la crisis nuclear, tienen que quemar más petróleo. Eso lleva a aumentar las tasas e impuestos sobre emisiones, lo cual anima a la industria entera a reducir su consumo energético en general.

En cuanto a automoción se refiere, eso significa más reducción de consumos y emisiones en los coches. Japón tiene un mercado brutalmente chovinista (debido entre otras cosas, a los aranceles de importación). En el top30 de ventas no vamos a encontrar ningún coche que no sea japonés. Protegen su industria mucho.

Todo esto supone un caldo de cultivo especialmente favorecedor de la movilidad eléctrica, bien con híbridos enchufables o con eléctricos puros. La inmensa mayoría de sus más de 120 millones de habitantes viven en densas áreas urbanas que se extienden tanto, que a un occidental le da hasta miedo.

Tráfico en Hiroshima

Japón es un ejemplo perfecto de la no-necesidad de tener coches para hacer largas distancias, en el que todo el mundo está obligado a tener plaza de garaje en su residencia y en su trabajo (o eso, o va en transporte público). Es un país anti-diesel por definición, las ventas de esos coches son anécdotas numéricas.

Si la autonomía no es un problema, hay facilidad para recargar y para postre se apoya con subvenciones y reducciones impositivas, no hace falta ser un experto para ver qué ocurre. Lo que pasa en Japón acelera las cosas mucho más que si hay que esperar a que Europa o Norteamérica vayan al mismo ritmo, algo que necesita décadas.

De una forma o de otra, el mercado japonés es asquerosamente racional, algo que se explica conociendo su peculiar cultura y forma de ver las cosas. Es un caso digno de estudio y análisis, pero, por motivos de extensión, lo vamos a dejar para otro día, si os parece. Pero podemos resumir en que Japón mira al futuro antes que los demás.

Toyota Yaris HSD concept

Con 335 habitantes por kilómetro cuadrado (según la ONU), este país siempre ha sido eficiente por impositivo natural. Viven en un archipiélago, con pocos recursos naturales. A diferencia de europeos y americanos, no les sobra el espacio. Tampoco les sobra la energía. Eso explica por qué esas tres concepciones tan distintas sobre el automóvil.

Para hacernos a la idea, tienen menos superficie que España (377.915 km² frente a 504.783 km²), pero más del doble de población. Tienen áreas urbanas del tamaño de provincias españolas. Saben hacer coches emocionales y deportivos cuando les da la gana, pero fundamentalmente, hacen coches racionales y ajustados al uso real que se les da.

¿Fuerza su Gobierno una situación artificial? Depende cómo lo veamos, es un país puntero a nivel tecnológico y esta política ayuda. Tras el agitado año 2011, los fabricantes japoneses no son tan rentables por retrasos en la producción, y dada su importancia, bienvenidos sean los estímulos, sobre todo si van hacia delante.

Fuente | Reuters, JADA, ONU
Fotografía | Giladr
En Motorpasión | Los híbridos japoneses crecen violentamente en 2009

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos