Publicidad

Bosch propone un sistema de explosiones controladas para mejorar la seguridad en los coches eléctricos

Bosch propone un sistema de explosiones controladas para mejorar la seguridad en los coches eléctricos
14 comentarios

Publicidad

Publicidad

Bosch ha puesto sobre la mesa uno de los mayores retos a los que se enfrentan los coches eléctricos: la seguridad. Sobre todo, tras una colisión. Para ello, el proveedor ha desarrollado una tecnología de chips semiconductores que forma parte de un sistema de interruptor de seguridad pirotécnico. Sí, has leído bien.

Básicamente, estos sistemas apagan secciones enteras de la conexión del cable a la batería de alto voltaje por medio de pequeñas cargas explosivas, cortando así de manera rápida la circulación de energía. O eso dice Bosch.

Explosiones controladas para aislar cables

Bosch Pyrofuse En Img H720

Al igual que los vehículos de combustión, los coches eléctricos se pueden llegar a un incendiar tras un accidente, pero en este último caso entran en juego elementos como el cableado o la batería, capaces de entregar una potente descarga que puede alcanzar entre 400 y 800 voltios.

No obstante cabe recordar que la mayoría de los coches eléctricos tienen su batería en el suelo del habitáculo; el lugar menos propenso a choques por estadística y fácilmente aislable.

Tesla, por ejemplo, reforzó en 2014 la protección de los bajos de sus modelos para evitar que objetos en la calzada pudiesen perforar la batería. BMW, en el caso del i3, fue más lejos y creó dos células de protección separadas, ambas en fibra de carbono, llamadas Life (para el habitáculo y sus pasajeros) y Drive (para la batería de alta tensión).

Bosch propone un sistema de semiconductores que ayudan a prevenir el riesgo de descarga eléctrica después de un accidente. "Los microchips desactivan los circuitos de potencia del vehículo en una fracción de segundo, permitiendo que los equipos de rescate se puedan poner a trabajar de inmediato", dice el fabricante.

El funcionamiento de estos semiconductores es el siguiente: si, por ejemplo, el sensor del airbag detecta un impacto, los pequeños dispositivos, que miden no más de 10x10 mm y pesan unos gramos, activan este interruptor de seguridad pirotécnico.

Bosch Airbag Ic Img H720

Esto desencadena pequeñas explosiones que introducen una barrera en el cable de alto voltaje entre la unidad de batería y la electrónica de potencia, desconectando las dos. Al cortar el flujo de corriente de esta manera, se elimina el riesgo de descarga eléctrica o incendio, asegura Bosch.

Estos microchips ya se han utilizado en airbags de manera extensa, y de momento no sabemos si esta 'explosiva' e interesante tecnología acabará en los próximos coches eléctricos.

En Motorpasión | Cómo se apaga el fuego de un coche eléctrico incendiado

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir