Compartir
Publicidad

Pegaso, deportivos extintos

Pegaso, deportivos extintos
44 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si bien es verdad que la mayoría de stands de Retromóvil escondían algo interesante, no es menos cierto que hubo algunos que llamaron mi atención sobremanera. Por ejemplo, encontrarse ese autobús Pegaso 140 totalmente restaurado con un flamante modelo Z102 encaramado en el techo es una gozada que me hizo plantearme lo poco que conozco de la casa del caballo.

No se cuantos conocéis bien la historia de esta fábrica y su mítico deportivo, pero yo voy a refrescároslo, pues va mucho más allá de sus camiones. Pegaso era la marca comercial de la empresa española ENASA (ahora integrada en el consorcio Iveco) utilizada fundamentalmente en sus vehículos industriales, una compañía dedicada a la fabricación de vehículos para el trabajo que, durante los años cincuenta, también produjo los míticos automóviles deportivos Pegaso.

pegaso Z cabrio

La realización de “supercoches” que representase el orgullo del país por su perdido pasado industrial tenía en aquel momento la referencia de los lujosos Hispano-Suiza, construidos en las mismas instalaciones del barrio industrial de La Sagrera (Barcelona) donde se habrían de fabricar los Pegaso. Pretendían dar prestigio y publicidad a una marca que acababa de nacer.

Z, símbolo de referencia 


Los Pegasos deportivos Z-102 y Z-103, fueron construidos entre 1951 y 1957. Tenían un diseño, una tecnología y una calidad industrial de primer nivel para la época y se encontraban entre los automóviles de mejor calidad de fabricación a nivel mundial (sobre todo las carrocerías especiales como el Thrill, Berlineta Cúpula o Cabriolet Saoutchick).

El primero de ellos, el Z02, fue presentado en el Salón de París de 1951, y varios carroceros como Enasa o Saoutchik intervinieron en su fabricación. Tenía suspensión independiente a las cuatro ruedas, con un “eje de dion” trasero revolucionario para la época. El chasis era multitubular y su potencia fue de los 160 a los 200cv del modelo B.

pegaso_z-102_coupe_saoutchik

En 1955 se introdujo el Pegaso Z-103 con motores mayores, de 4 a 4,5 L, y también frenos de disco experimentales, incorporando una atractiva carrocería realizada por Serra en su versión Spyder y por Touring en su versión normal.

Sin embargo muchos de los modelos vendidos (sobre todo las últimas unidades con motor Alfa Romeo) no poseían ya la calidad y prestaciones de las que hacían gala, bien porque fueron entregados en la liquidación final de fábrica sin mecánica (Z103) o bien por el cambio de motor que realizaron sus propietarios (algunos montaron motor Diesel-Barreiros).

Adelantado a su tiempo 


El sonido que emite un Pegaso Z-102 al girar la llave de contacto y accionar la palanca de arranque es tan hermoso dicen, que ni siquiera el motor de un Ferrari, un Jaguar o un Aston Martin, pueden hacerle sombra. El ocho cilindros en V creado por los hombres de la C.E.T.A (Centro Estudios Técnicos Automoción), guiados por el ingeniero español Wifredo Pelayo Ricart, iba por delante de su tiempo y se nota en todos los detalles.

pegaso_z103-interior

El interior lo preside el volante de madera, una información muy completa en castellano -temperatura del agua, gasolina, presión de aceite y velocímetro hasta 240 km/h- el caballo Pegaso, símbolo de potencia y ligereza en la mitología griega. El equino siempre en posición ‘salto de cabra’, en el capó inscrito en una rueda y sobre una V. El caballo alado no pudo utilizarse por haber sido registrado con anterioridad por Mobil Oil.

El pomo de pasta blanca de la caja de cambios nos indica dónde está localizada la primera marcha, a la derecha y hacía atrás por cierto. Ésta era una ZF de 5 velocidades de dientes rectos no sincronizadas y diferencial autoblocante de guiado preciso, resultando difícil equivocarse y que permitía superar los 200 kilómetros/hora de velocidad máxima.

En la actualidad, se estima que ha sobrevivido en torno a un 85% de todos los coches Pegaso producidos. El precio medio de subasta de estos vehículos puede llegar a alcanzar 400.000€ (2009) en modelos muy peculiares y en perfectas condiciones. Yo quiero dos…

En Motorpasión | El Pegaso Z102

 

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos