Compartir
Publicidad

La historia del automóvil: los años 20 y 30

La historia del automóvil: los años 20 y 30
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

De los albores del automóvil pasamos a uno de los periodos más prolíficos de la historia. Tras algo más de 30 años, muchas de las marcas que fueron pioneras en la creación de automóviles se fueron quedando por el camino y como se suele decir, lo que no me mata me hace más fuerte. Las que quedaron comenzaron a desarrollarse, evolucionar y crecer como empresa, algunas llegando hasta nuestros días.

Gran parte de "culpa" de esta evolución la tuvo la finalización de la I Guerra Mundial. Muchas compañías que habían dedicado sus esfuerzos en la creación de armamento se encontraron sin mercado para sus productos. Benz, Daimler, BMW o Steyr son algunos ejemplos.

Rumpler Tropfenwagen

800px-rumpler_tropfenwagen.jpg

Otro de los “damnificados” de la finalización de la guerra fue el fabricante alemán de aviación Rumpler. Tras la firma del Tratado de Versalles, tuvo que cambiar de actividad, volviendo a la fabricación de vehículos como ya ocurriera en los orígenes de la marca. Es por eso que el primer modelo elegido de esta segunda parte es el Rumpler Tropfenwagen.

Aunque por encima de las razones de su fabricación o de sus características mecánicas, el Tropfenwagen destacó por su forma aerodinámica, diseñada como si una gota de agua se tratara. Esta forma también se calcaba en la forma del chasis, que sumado a unos guardabarros diseñados para mejorar la aerodinámica le conferían un diseño muy particular. Este modelo de Rumpler era lo más parecido a un monovolumen que nos podíamos encontrar en 1921.

Bugatti Type 35

t35e.jpg

Hablar del nacimiento del automóvil sin hablar de Ettore Bugatti es como hablar de baloncesto y no hablar de Michael Jordan. El maestro italiano forjó su fama principalmente gracias a sus éxitos deportivos y parte de ellos fueron gracias al Bugatti Tipo 35 de 1925.

El modelo, concebido inicialmente como coche de carreras, contaba con un motor de 8 cilindros , 2.000 C.C y 95 C.V aunque una buena parte de los compradores lo utiliza como vehículo de uso diario. Es por esa razón que el Tipo 35 se ofrecía con guardabarros y luces aunque no es muy aconsejable para viajar ya que no cuenta con espacio para las maletas.

Citroën 7A Traction Avant

traction-1935-superconfort.jpg

De un coche de carreras pasamos a una berlina que es uno de los hitos en la historia, el Citroën 7 A Traction Avant. Este modelo es el primero en utilizar carrocería autoportante, de tal forma que chásis y carrocería son una unidad inseparable. Con ello se consigue mayor estabilidad, reducción en el peso y en los costes.

Además el Traction Avant presenta otras características que serían parte del equipamiento de modelos posteriores. Suspensión independiente, frenos hidráulicos, cambio sincronizado…en resumen un prodigio de la técnica que también significó la quiebra de Citroën. Andre Citroën no es capaz de superar los altos costes de fabricación y desarrollo del modelo y en 1935 tiene que cerrar la empresa.

FIAT 500

topolino_full.jpg

El Traction Avant fue un modelo emblemático de la época pero no lo fue menos el FIAT 500, tan de moda en los últimos tiempos. Nacido en 1936, el 500 tiene el honor de ser el coche fabricado en serie más pequeño de la época. Cuenta con un pequeño motor de 569 c.c y rápidamente recibe el sobrenombre de Topolino, rantoncito en italiano.

Las claves de este vehículo fueron su bajo precio, su economía de espacio y su consumo (6 litros cada 100 km.). Suficiente para dos pasajeros y 50 kg.de equipaje. Además su precio no está reñido con su equipamiento ya que dispone de calefacción, instrumentación completa, suspensión independiente en las ruedas delanteras. Rápidamente el FIAT 500 se convirtió en un éxito de ventas llegando a fabricarse 122.000 unidades en los doce años que estuvo en fabricación.

Volkswagen KdF

ferdinand-porsche-1937-in-front-of-a-vw-prototype-w30.jpg

El último modelo escogido es, como no podías ser de otra forma, el Volkswagen KdF-Wagen, el modelo precursor del que todos conocemos como Beetle o Escarabajo. El origen de este nombre se lo dio Adolf Hitler que utilizó uno de los lemas de su partido Kraft durch Freude ("Al vigor por la alegría") para bautizarlo. Es más, la actual Wolfsburgo, sede de VW se creo para albergar la fábrica de este nuevo modelo y recibió el nombre de “La ciudad del vehículo FdF”, que fue rebautizada en 1945 por los aliados.

El KdF surgió en 1937, cuando Hitler encargó un vehículo para el pueblo. El proyecto se encargó a uno de los nombres más importantes de la historia del automóvil, Ferdinand Porsche. El coche contaba con un motor bóxer de 4 cilindros refrigerado por aire, ubicado en posición trasera y que entregaba 23,5 C.V. Las primeras unidades carecían de luneta posterior la cual era sustituida por ranuras para ventilación del motor. De las 700 unidades que se llegaron a fabricar, ninguna llegó al pueblo. Fueron utilizadas por funcionario del partido y para hacer creer que el proyecto seguía adelante.

En Motorpasión | La historia del automóvil a través de sus modelos más emblemáticos (Parte I) Fotos | Longstonetyres - Slotadictos - FIAT.co.uk - Cartype Fuente | Crónica del Automóvil - Anuarios El Mundo

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio