Compartir
Publicidad
Publicidad
Este Bugatti Type 22 Brescia Roadster pasó 75 años sumergido en un lago italiano
Clásicos

Este Bugatti Type 22 Brescia Roadster pasó 75 años sumergido en un lago italiano

Publicidad
Publicidad

Entre los habitantes de la zona del Lago Mayor (Maggiore), al norte de Milán y en la frontera con Suiza, corría desde 1935 la leyenda sobre un Bugatti sumergido en las aguas de este espectacular paisaje italiano. En 1967 todas esas historias sobre el coche cobraron fuerza cuando un buzo llamado Ugo Pillon encontró lo que parecía el Bugatti en cuestión, a unos 50 metros de profundidad.

Se trataba de un Bugatti Type 22 Brescia Roadster de 1925, que después se supo perteneció al frances René Dreyfus, un piloto de la época dorada del automovilismo. Al parecer, el galo perdió el coche en una partida de póker -con botellas de champán de por medio- frente al suizo Adalbert Bodé, en el París de 1934. De camino a casa con su nuevo automóvil, Bodé llegó a la frontera suiza sin dinero y no pudo pagar los impuestos que le pidieron en la aduana, así que dejó el coche en manos de los agentes de la frontera.

Los trabajadores de la aduana Suiza tenían obligación de destruir el vehículo -que teniendo 9 años de antigüedad tampoco no tenía gran valor-, capaz por entonces de alcanzar 160 km/h gracias a su motor de cuatro cilindros y 1.5 litros, y ya os podéis imaginar cómo. Exacto, tirándolo a las profundas aguas del Lago Mayor, donde reposaría hasta julio de 2009, fecha en la que fue "pescado" 75 años después de su chapuzón inicial.

Este Bugatti Type 22 Brescia Roadster pasó 75 años sumergido en un lago italiano
Este Bugatti Type 22 Brescia Roadster pasó 75 años sumergido en un lago italiano

Por increíble que parezca, el Type 22 -Brescia porque se fabricaba en dicha ciudad italiana- aún tenía aire en sus neumáticos tras 75 años sumergido en el lago y conservaba incluso algo de su pintura azul Bugatti original cuando fue sacado del agua. No obstante, los locales tenían otra versión de la historia sobre el coche y en ella no aparecen ni Dreyfus ni Bodé, por lo que en realidad podría ser sólo una curiosa historia que nunca llegó a ocurrir.

Los locales de Ascona, a orillas del Lago Mayor, cuentan una historia diferente y la casa de subastas Bonhams, que ha subastado el coche, ni siquiera menciona a los dos personajes de la partida de póker -y es que legalmente están obligados a ofrecer información veraz y precisa en su catálogo-. Lo que se sabe a ciencia cierta es que el coche, chasis #2461, se entregó originalmente en Abril de 1925 en Nancy, Francia, a nombre de George Paiva, y después el coche fue matriculado en París por un tal Georges Nielly en 1930.

Este Bugatti Type 22 Brescia Roadster pasó 75 años sumergido en un lago italiano

Ya en 2010 Bonhams subastó los restos del vehículo, recomendando dejar el coche en su estado, y finalmente fue comprado por el Museo Mullin de Oxnard, California, quien pagó unos 260.000 euros por el coche y hoy lo expone tal y como se sacó del agua en una sala dedicada para ello, con luz tenue para replicar el fondo del Lago Maggiore.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos