Compartir
Publicidad
Publicidad
Esta es la curiosa historia del Pegaso con matrícula de Madrid subastado en Pebble Beach
Clásicos

Esta es la curiosa historia del Pegaso con matrícula de Madrid subastado en Pebble Beach

Publicidad
Publicidad

A finales de agosto, en Pebble Beach (California) se llevó a cabo la subasta de coches de RM Shoteby´s, en la cual el Jaguar D-Type fue el coche más caro subastado, ya que alcanzó un precio de 21,78 millones de dólares. Tal vez por esas cifras desorbitadas capaces de eclipsar a cualquier otro coche, este Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik pasó desapercibido...para algunos.

El mítico deportivo español alcanzó un precio en la subasta de 880.000 dólares, lo cual no nos extraña si tenemos en cuenta que se trata de uno de los solo 84 coches de la marca española que se fabricaron. Además de deleitarnos con su estilizada figura de genes españoles, es hora de saber cómo un coche español ha acabado al otro lado del mundo.

Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik
Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik
Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik

Este Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchick, con número de chasis 0148 fue uno de los 18 últimos Pegaso fabricados. En este caso además fue construído de la mano del carrocero francés Carrosserie J. Saoutchik. Se trata de un coche especial, ya que fue el que se expuso en el stand de Pegaso en el Salón de París de 1954.

Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik

Su estilizada y dramática carrocería destaca por lucir un doble tono, blanco perla en la parte inferior y un tono grisáceo en la zona del techo. Su primer dueño fue un madrileño llamado Don Julian Sanchez Araguena, que lo matriculó en febrero de 1956 con la placa que todavía hoy en día luce, M-138.223.

Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik
Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik

Perteneció a un piloto de las fuerzas armadas norteamericanas

Después tuvo dos dueños más españoles hasta que acabó en manos de un piloto de las fuerzas armadas estadounidenses afincado en Madrid, Garland W. Burke. Cuando este tuvo que regresar a su país, decidió llevarse el coche y ese es el motivo por el que hoy en día este precioso Pegaso está al otro lado del Océano Atlántico.

Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik
Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik
Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik
Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik

Ya en Estados Unidos, el coche se quedó aparcado en un garaje sin que nadie lo condujese hasta el año 1989. Fue entonces cuando el coche fue vendido a Arthur L. Foley III, quien se encargó de restaurarlo a fondo, incluyendo una recostrucción del motor en Europa. Pasó por el Pebble Beach Concours d’Elegance en 1994, y quién le iba a decir a Foley que su coche sería subastado 22 años después por una cifra tan alta en ese mismo sitio.

Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik
Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik
Pegaso Z-102 Berlinetta Series II by Saoutchik

Una de las claves de este coche para estar considerado uno de los Pegaso mejor mantenidos del mundo es que tiene el interior y el exterior perfectamente restaurados y sobre todo que mantiene el motor y la transmisión originales. El motor es un 2.8 V8 con doble línea de carburadores Weber que desarrolla 195 caballos de potencia. Lleva una caja de cambios manual ZF de cinco velocidades y suspensión delantera independiente.

Dicen que este es uno de los solo cinco Series II Berlinetta que siguen vivos. Un ejemplar único por haber estado expuesto en el Salón de París, donde los Pegaso, creaciones de Wilfredo Ricart, desafiaban a los mismísimos Ferrari del señor Enzo Ferrari.

Fotos | Erik Fuller ©2016 Courtesy of RM Sotheby's En Motorpasión | La historia de Pegaso (Parte 1 - Parte 2)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos