Compartir
Publicidad

El Tucker '48 personal de Preston Tucker puede ser tuyo

El Tucker '48 personal de Preston Tucker puede ser tuyo
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

A estas alturas, cualquier Tucker que salga a la venta puede considerarse especial cuando no único, como la rarísima versión decapotable. Y es que tan sólo se fabricaron 51 unidades a lo largo de la corta existencia de la compañía y de ellos 47 son los que han sobrevivido hasta nuestros días. Sin embargo, esta unidad tiene un pedigrí muy especial.

En su día, participó en la película promocional de la marca, 'The Tucker: The Man and the Car', y fue el coche personal de Preston Tucker durante siete años, hasta que éste lo vendiese a un miembro de la familia Rockefeller en 1955, el futuro gobernador del estado de Arkansas. Y ahora puede ser tuyo.

Dueños famosos

Tucker 48

Hablamos del Tucker '48 con chasis número 1029 y fue pintado originalmente en gris. Además de realizar pruebas de alta velocidad para la marca en el circuito de Indianapolis, también participó en la película de Francis Ford Coppola 'Tucker, un hombre y su sueño' (1988) con Jeff Bridges. Así, no es un Tucker Torpedo cualquiera el que saldrá a subastas el próximo mes en Phoenix de la mano de RM Sotheby's.

Tucker 48

En 1955, poco tiempo antes de que Preston Tucker falleciera, vendió el coche a Winthrop Rockefeller, el nieto del fundador de la Standard Oil: John D. Rockefeller. Winthrop sería elegido unos años después gobernador de Arkansas de 1967 to 1971.

La lista de ilustres dueños de este Tucker, que estuvo en un colección privada desde 2004, también pasó por las manos de Jack Bart, el manager de James Brown en los años 70 y 80. Fue Jack Bart el que encargó una completa restauración del coche, pero sin los excesos de las restauraciones al estilo estadounidense donde los coches terminan estando mejores que cuando salieron de fábrica. El Tucker número 48 está considerado un coche intacto y prácticamente original.

6 cilindros y todo atrás

Tucker 48

El Tucker Torpedo, para quien no lo conozca, era el coche que debía revolucionar la industria del automóvil estadounidense, pero nunca pudo hacerlo. Se trata de una berlina de 5,3 metros de largo que en 1948 equipa un motor de 6 cilindros opuestos con inyección y refrigerado por agua de 5.5 litros. Desarrolla 168 CV y entrega 504 Nm y va asociado a un cambio manual automatizado de 4 relaciones.

Tucker 48

Algunas de las innovaciones que equipaba el Tucker, además del peculiar motor, incluyen una barra de seguridad integrada en caso de vuelco, un bloque motor desmontable en media hora para abaratar los costes de mantenimiento y por supuesto el tercer faro central que gira con las ruedas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos