Ya son 30 años sin el Citröen CX: la primera berlina del doble chevrón que nació en busca de la eficiencia

Ya son 30 años sin el Citröen CX: la primera berlina del doble chevrón que nació en busca de la eficiencia
45 comentarios

Citroën presentó al mundo su CX 2000 en el Salón del Automóvil de París de 1974 sin saber que marcaría una época. Esta berlina del segmento E llamó la atención por su diseño, pero pronto se labró buena fama por bondades como el nivel de confort que ofrecía, su ergonomía y su óptimo comportamiento en carretera.

El mismo año de su lanzamiento al mercado, esta gran berlina de dos volúmenes -que hoy en día ya es un modelo mítico para Citroën-, obtuvo los galardones de “Coche del Año en Europa”, el “Premio a la Seguridad” y el “Award Auto Style”, por su diseño elegante e innovador para la época.

Fue un modelo que aportó un gran éxito para la marca francesa pues se vendieron más de 1.2 millones de unidades en su larga vida. Ya se han cumplido 30 años desde que dejó de fabricarse.

Una berlina de superlujo

Cx4

El Citroën CX fue el sucesor del emblemático Citroën DS, y predecesor del Citroën XM. Fue ante todo un “hijo de su tiempo”. Y es que la crisis del petróleo de 1973 acabó con "la era del combustible barato" en Europa, por lo que los fabricantes tuvieron que considerar el consumo de carburante como uno de los factores más importantes a la hora de desarrollar sus vehículos.

La marca del doble chevrón apostó por la incorporación de motores que incorporaban mecánica diésel, que entonces eran considerados como los más eficientes.

Así lograban consumos más bajos que las mecánicas de gasolina, conservando el placer de conducir: según los archivos de la marca, poco después de presentarse al mundo, el CX superó el reto de ir de París a Niza sin repostar, cubriendo una distancia de 930 km.

Para el desarrollo del Citroën CX se hizo mucho hincapié en la aerodinámica, y de ahí le viene el nombre. De hecho, el coche lograba un coeficiente de 0,35 Cx, lo que suponía todo un hito para su época.

A conseguir este dato ayudó el diseño del arquitecto francés Robert Opron, que fue también el responsable de otros diseños como el Citroën SM, el Citroën GS, el Renault Fuego, el Renault 11 o el Renault 25.

Cx3

La suspensión hidroneumática del CX le permitía un mejor comportamiento en carretera. Además, fue de los primeros automóviles franceses en equipar el sistema de frenos ABS. Su extraordinario nivel de confort, también en el habitáculo, atrajo a toda una legión de incondicionales: entre ellos, el expresidente galo Jacques Chirac, que lo eligió para su toma de posesión en 1995 frente a otras alternativas más modernas.

Mención aparte merece su innovador puesto de conducción, que contaba con todos los mandos del vehículo al alcance del conductor, y que puede considerarse precursor del "Citroën Advanced Comfort". Su diseño, mezcla perfecta de practicidad y estética, lo firmó Michel Harmand.

Cx2

A lo largo de su vida comercial Citroën fue ampliando la gama del CX para adaptarse a las distintas necesidades de los consumidores, como con la aparición de una versión familiar o "break" en 1975, una deportiva 2400 GTi con inyección electrónica en 1977 y la serie "Prestige" (28 cm más larga), en 1978. Se fabricó en Francia, en Chile y en España (Vigo), hasta que la producción se dio por finalizada en 1991.

Tres décadas después del cese de su comercialización, el entusiasmo inspirado por los "Youngtimers" o coches deportivos de la década de 1980 que ahora son modelos de colección, está dando una nueva oportunidad a modelos como el Citroen CX GTi Turbo.

Su legado también está muy vivo en concept-cars como el Citroën CXperience o su sucesor en la gama, el Citroën C5 X.

En Motorpasión | Esta mansión incluye en su sótano un completo casco histórico, con sus tiendas y hasta un Citroën 2CV y Jaguar E-Type en sus calles

Temas
Inicio