Compartir
Publicidad

China supera su paranoia y convierte a BMW en el primer fabricante extranjero que probará sus coches autónomos

China supera su paranoia y convierte a BMW en el primer fabricante extranjero que probará sus coches autónomos
1 Comentarios
Publicidad
Publicidad

China, el primer mercado del automóvil del mundo, hace años que abraza la conducción autónoma pero con reservas: temen ser espiados. The Financial Times se hizo eco de una serie de testimonios de grandes jugadores en la industria automotriz que refieren encontrar obstáculos y restricciones en el país comunista para desplegar su tecnología autónoma.

Lo cierto es que Mercedes-Benz paseó su Clase S autónomo por las calles de China en un proyecto que duró algunos meses. Pero ahora sabemos que BMW se ha convertido en el primer fabricante extranjero en conseguir la aprobación del gobierno chino para probar la tecnología autónoma.

Un BMW Serie 7, el modelo que hará los honores

Bmw Serie 7

Según informa Autonews, la firma bávara ha recibido dos licencias de la ciudad de Shanghái para probar coches autónomos en el distrito de Jiading, al noroeste de la ciudad y donde se localiza el Circuito Internacional de Shanghái.

El primer vehículo que se probará será un BMW Serie 7, cuyo desempeño será supervisado por un equipo de más de 60 ingenieros. El Serie 7 ya se estrenó en Múnich el año pasado sus capacidades autónomas con una flota de 40 unidades.

Esta medida convierte a BMW en el único fabricante extranjero en poder utilizar las carreteras chinas como pista de prueba para impulsar la tecnología autónoma, ya que en el país operan marcas locales como SAIC y la empresa de vehículos eléctricos Nio.

Highway 1219587 960 720

También está Baidu, pionera en este ámbito en China, y que lleva ocho años inmersa en la aventura de la conducción autónoma.

El mapeo de alta definición se ha convertido en el principal obstáculo para que empresas extranjeras desembarquen en el país asiático debido a las preocupaciones por la seguridad nacional. Sensores, radares, cámaras de vídeo de alta resolución, GPS inercial de alta precisión, sensores de ultrasonidos, LIDAR...

Toda esta información proporcionada por la tecnología ha hecho que hasta entonces el Gobierno chino prefiriera que fueran empresas locales las que pusieran a rodar a coches autónomos cargados de estas tecnologías.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos