Compartir
Publicidad

BMW Sudáfrica restaura un BMW 530 MLE, que extraoficialmente es el primer BMW M de la historia

BMW Sudáfrica restaura un BMW 530 MLE, que extraoficialmente es el primer BMW M de la historia
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Allá por mediados de la década de los setenta el fabricante alemán BMW quiso participar en el campeonato de coches de producción modificados de Sudáfrica, y para homologar el Serie 5 E12 de competición la firma tuvo que lanzar una edición especial denominada BMW 530 MLE.

Este BMW 530 Motorsport Limited Edition fue exclusivo para el mercado sudafricano y se fabricaron apenas 227 vehículos entre 1976 y 1977. El primer año se produjeron 110 ejemplares con especificaciones Type 1 y al año siguiente se fabricaron los otros 117, ya Type 2.

Para muchos este BMW 530 MLE es el auténtico "primer BMW M de la historia", desarrollado por BMW Motorsport y fabricado dos años antes que el BMW M1 de 1978, que se presentó en el Salón de París de aquel año, es también un "especial de homologación" lanzado para que el BMW M1 de carreras pudiera competir y es oficialmente el primer M de producción que se puso a la venta.

BMW 530 Motorsport Limited Edition
BMW 530 Motorsport Limited Edition
Bmw 530 Mle 1976
Un BMW 530MLE original (1976)

Esta edición especial del Serie 5 se fabricó en la planta de BMW en Rosslyn, Sudáfrica, y esconde un motor 3.0 litros de seis cilindros en línea, modificado en la época para ofrecer 200 CV de potencia y un par motor máximo de 277 Nm. El MLE era capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 9,3 segundos y alcanzar una velocidad punta de 203 km/h.

Todos los ejemplares de este primer M de la historia (no oficialmente) fueron de color blanco y contaron con elementos como un spoiler delantero más bajo, alerón trasero, aletas más anchas, llantas Mahle ligeras o componentes fabricados en aluminio para reducir peso. En este caso tampoco faltan las clásicas franjas con los colores de BMW Motorsport.

Tras buscar ejemplares del 530 MLE durante años, BMW Sudáfrica ha comprado algunas de las pocas unidades que aún quedan con vida y actualmente está restaurando por completo la unidad número 100 (bastidor 770100, que perteneció a Peter Kaye-Eddie, piloto y director del equipo de competición que corrió con estos coches), con ayuda de algunos de los antiguos empleados que trabajaron en la línea de producción y conocen bien el modelo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio