Compartir
Publicidad

Audi R8 GT, más potencia y menos peso

Audi R8 GT, más potencia y menos peso
48 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Audi nos sorprende en estos primeros días de mayo con el nuevo Audi R8 GT, o lo que es lo mismo, un Audi R8 al que se le aplica la filosofía de “Quítame un kilo antes que darme un caballo”, pero con el añadido de subirle la potencia.

Por lo tanto, el nuevo deportivo de los cuatro aros es más potente que su homólogo el Audi R8 5.2 V10 FSI, que ya probamos para vosotros, en 35 CV y su peso se rebaja en 100 kg. De esta forma, iguala en potencia a su primo el Lamborghini Gallardo LP560-4 y rebaja su peso en unos 40 kg.

Este nuevo tope de gama del Audi R8 se venderá como una unidad exclusiva, ya que se lanzará al mercado como una edición limitada, de la que no nos dicen las unidades que saldrán a la venta pero que seguramente serán insuficientes para su mercado. De esta forma, Audi se asegura las ventas totales de su nuevo producto.

Cambios en el exterior del Audi R8 GT

Audi R8 GT

Como es de esperar, siendo una edición limitada, el exterior del Audi R8 GT tiene que ser diferente en algo a un R8 5.2 V10 FSI. La primera seña de identidad son las siglas GT en rojo montadas sobre las aletas delanteras. Pero los cambios no son sólo estéticos, tienen su función.

Elementos en fibra de carbono, necesarios para reducir peso, como el splitter situado bajo el paragolpes delantero o los apéndices aerodinámicos situados en los laterales del paragolpes, también en fibra de carbono, aumentan la carga aerodinámica sin comprometer su coeficiente aerodinámico.

Otros detalles distintivos del frontal del Audi R8 GT es la nueva parrilla, con varillas en titanio gris mate con fondo en negro mate o las carcasas de los retrovisores exteriores, también en fibra de carbono y unidas a la carrocería con unos soportes de aluminio. Las carcasas se han ajustado en tamaño también para hacerlas más aerodinámicas.

Las llantas son de 19 pulgadas y cinco radios dobles, el mismo diseño que en el R8 5.2 V10 FSI, aunque en un tono más grisáceo. En los laterales también vemos como las entradas de aire al motor 5.2 V10 FSI ahora son de fibra de carbono en color mate.

Audi R8 GT

Si le damos la vuelta al Audi R8 GT y lo miramos desde su trasera, será donde veamos más cambios estéticos, ya que se podría decir que su zaga se ha modificado casi completamente. Destaca el nuevo alerón, también en fibra de carbono, y las salidas de aire de los laterales, que en el modelo normal no existen.

El difusor trasero no parece haber cambiado mucho, salvo por el material en que se ha construido. ¿Adivináis? Sí, también es de fibra de carbono. Todo sea por la reducción de peso. En sus extremos podemos ver las dos salidas de escape, ahora completamente redondas en lugar de ovaladas.

La reducción de pesos se aplica en las cosas más insignificantes en este parte. Por ejemplo, la placa para la matrícula es de titanio gris mate y también lo son del mismo material las lamas de las salidas de aire del motor, que ahora pasan a ser dos en lugar de tres.

La gama de colores del Audi R8 GT consta de cuatro colores: Samoa Orange, Suzuka Gray, Ice Silver y Phantom Black con efecto perlado. Opcionalmente se ofrece el splitter del paragolpes en el color de la carrocería y dos nuevos diseños de llantas.

Un corazón rojo 5.2 V10 FSI potenciado

Audi R8 GT

Los cambios en la unidad de gestión del motor 5.2 V10 FSI del Audi R8 GT aumentan su potencia y su par máximo hasta los 560 CV y 540 Nm, respectivamente. Esto supone un aumento de potencia de 35 CV y 10 Nm respecto a la versión normal.

Con este aumento de potencia y reducción de pesos, las prestaciones del Audi R8 GT se ponen a la altura de rivales como el Porsche 911 Turbo. Ahora hace el 0 a 100 km/h en 3,6 segundos (tres décimas más rápido que la versión normal) y el 0 a 200 km/h lo hace en sólo 10,8 segundos. Su velocidad máxima aumenta hasta los 320 km/h.

Como no, este Audi R8 GT utiliza la caja de cambios R tronic de seis relaciones, opcional en el Audi R8 5.2 V10 FSI. En lo que se refiere a mecánica no hay más cambios, sólo el programa Sport del ESP, que se ha recalibrado para este modelo para hacerlo menos intrusivo y más eficaz en curvas rápidas.

Un interior más deportivo para el Audi R8 GT

Audi R8 GT

Si nos ponemos al volante del Audi R8 GT veremos que los cambios también son visibles a simple vista. Los logotipos del R8 GT se utilizan tanto en el panel de instrumentos, cuyas esferas ahora son blancas, en el volante y en las alfombrillas (opcionalmente).

La gama de colores utilizada es rojo, negro y gris oscuro, rematada con Alcántara en zonas como el volante, los montantes del parabrisas, los asientos o el tirador del freno de mano. Lo que Audi llama monoposto, el arco que rodea la zona del volante, es de fibra de carbono.

El color de la carrocería se traslada al interior en zonas como los apliques de las puertas o los laterales del túnel de la transmisión. Las taloneras de las puertas también identifican al Audi R8 GT, con unos apliques en aluminio pulido con el logotipo R8 GT grabado.

Opcionalmente se puede equipar con asientos con carcasa de fibra de carbono, cinturones en rojo, naranja o gris, o directamente en rojo de cuatro puntos. La fibra de carbono también es un elemento extra a utilizar en los tiradores de las puertas o el panel de instrumentos.

Para quien quiera algo más, se ofrece también una jaula de seguridad, homologada para carretera, extintor para el interior y un botón de corte de la batería.

Audi no dice cuando se pondrá a la venta, pero si su precio en Alemania, 193.000 euros. Haciendo una equivalencia de precios España-Alemania, esto supone un aumento en su precio base de más de 30.000 euros, a casi mil euros por caballo ganado…

En Motorpasión | Audi R8 5.2 V10 FSI, prueba (parte 1), (parte 2), (parte 3) y (parte 4)

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos