Compartir
Publicidad

Need For Speed Madrid Edition

82 Comentarios
Publicidad

Estamos acostumbrados a ver persecuciones de coches en las películas americanas, e incluso en los informativos de aquel país muchas son las ocasiones en las que vemos imágenes de impresionantes huídas a los mandos de un coche de delincuentes perseguidos por la policía.

Allí son tantas que incluso han llegado a hacer programas de televisión cuyo contenido básico es una recopilación de éstas persecuciones mientras se cuenta la historia que hay detrás. Pero aquí en España, aunque éstas persecuciones son menos habituales que en Estados Unidos, cuando las tenemos, son de órdago.

Un ejemplo lo tuvimos hace solo una semana en Madrid. En todos los informativos a nivel nacional aparecieron las imágenes del helicóptero de la Policía Nacional persiguiendo a un Renault Mégane Scenic entre el tráfico de las afueras de la capital. Seis minutos de persecución con todo tipo de maniobras que dieron para mucho…

Lo primero que me llama la atención, es la destreza del conductor que huye. Hace movimimentos de volante muy sutiles y finos, en ningún momento se aprecia que el coche vaya sin control, lo cual nos indica que se trata de un conductor experimentado.

Sabe mirar a lo lejos para anticipar sus trayectorias a los movimientos del tráfico, cambiándose de carril izquierdo a carril derecho en una autovía llena de coches sin apenas inmutarse y a toda velocidad.

Y es que esa es otra de las cosas que me llaman la atención en el vídeo. ¿Cómo un Scenic puede correr tanto? El resto de usuarios de la vía parecen tortugas a su lado. ¿Qué motorización tendría?

Por suerte, la labor de persecución del helicóptero de la Policía Nacional permitió detener a éste delincuente, no sin antes tener que recurrir a las cámaras de detección de calor para localizarlo una vez que se había bajado del coche.

Posiblemente ahora esté entre rejas, recordando aquel momento en el que se sintió como el protagonista de una huída de película y salió en todos los telediarios de España. Su momento de gloria ha llegado a su fin.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio