Compartir
Publicidad

Este pobre e impresionante Corvette C7 Z06 pagó los pecados de su dueño

Este pobre e impresionante Corvette C7 Z06 pagó los pecados de su dueño
15 Comentarios
Publicidad

Si ya lo dice el refranero castellano: no está hecha la miel para la boca del asno. Por enésima vez, un fantástico coche cae en manos de alguien que no tiene la experiencia necesaria y termina camino del desguace. En este triste caso ha sido una preciosa unidad de Chevrolet Corvette C7 Z06 en blanco inmaculado y negro.

La secuencia que podéis ver pertenece a la grabación de un aficionado apostado a la salida de una concentración de coches en Scottsdale (Arizona, Estados Unidos). Sí, es una vía cerrada al tráfico temporalmente, pero aún así vuelve a demostrarse que no es la mejor de las ideas ponerse a hacer según qué cosas en lugares que no sean un circuito. Menos aún cuando no tienes las manos necesarias.

Apuntan a que el conductor era joven y se vino arriba. Para darse un baño de multitudes realizó un burnout considerable, bastante bien ejecutado, y salió a fuego. Engranó segunda, volvió a acelerar a fondo y el deportivo americano (supongo que con las ayudas desconectadas) perdió tracción en las ruedas traseras. El resto os lo podéis imaginar: pocas manos, un coche que circula demasiado rápido y una palmera.

El frontal del Vette ha quedado seriamente dañado. Su enorme propulsor 6.2 V8 LT4 con compresor, 625 CV y su 0-100 km/h en tres segundos estaban claramente por encima de las posibilidades de su dueño. Al menos el conductor resultó ileso tras el fuerte impacto, no así su ego, ya que la enorme palmera estaba ahí esperando su turno para bajarle los humos.

Aunque a costa del pobre e inocente Z06. Por favor, guardemos un minuto de silencio para honrar su recuerdo.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio