Compartir
Publicidad

¡Alucina! Este Nissan GT-R se sale de las gráficas con 2.737 CV y 6,98 segundos en el cuarto de milla

¡Alucina! Este Nissan GT-R se sale de las gráficas con 2.737 CV y 6,98 segundos en el cuarto de milla
Guardar
20 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No hay piedad en las carreras de dragster, así que sólo era cuestión de tiempo que los americanos (cómo no) se hicieran con el récord logrado hace no demasiado por Ekanoo Racing. Finalmente, USA se ha adjudicado el tanto con un Nissan GT-R de, toma aire, 2.737 CV.

Esta máquina más apretada que las tuercas de un submarino y firmada por Extreme Turbo Systems tan burra que a la hora de probar su rendimiento sobre un dinamómetro se salió de la gráfica, en un banco de potencia escalado hasta 2.500 CV.

2.737 CV para un Nissan GT-R de récord

Hace un año esta misma preparación ya conseguía la gesta de bajar el cuarto de milla a sólo 7,32 segundos y 315 km/h. Una marca que le colocaba, de nuevo, como el GT-R más rápido de Estados Unidos después de que Alpha Omega primero y T1 Race se hicieran con la corona. Temporalmente.

Poco a poco la diferencia se ha ido estrechando entre el coche americano y el firmado por Ekanoo Racing, la bestia parda que hasta ahora ostentaba el privilegio de ser el GT-R más rápido del mundo con 7,168 segundos en el cuarto de milla, es que el de Extreme Turbo Systems mantiene inalteradas sus aptitudes como coche de calle. Es decir, que mantiene hasta las ventanillas de serie.

La marca lograda por esta especie de portal interdimensional en cuartos de milla ha sido de unos aplastantes 6,98 segundos y 344 km/h. Sí, en efecto, bajar de los 7 segundos con el bloque motor de serie es una auténtica salvajada que cuestiona todos los límites de la fiabilidad mecánica.

La empresa de preparaciones afincada en Vancouver ha seguido exprimiendo al motor V6 del deportivo japonés y, aunque parezca mentira, con estas cifras tan exageradas sigue sin explotar. Por lo demás, este GT-R sólo equipa paracaídas, jaula de seguridad y neumáticos específicos de drag races, además de dos turbos gigantescos bajo el capó, claro.

Seguro que ya están rebuscando en los talleres más quemados de dónde sacar más potencia para llegar hasta los 3.000 CV. ¿Hasta dónde podrán seguir bajando el crono?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos