Compartir
Publicidad

1970 Ferrari 512 S Modulo, regreso al futuro en vídeo

36 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Vamos a relajarnos un poco, que por fin es viernes. Música New Age, un vídeo con imagen borrosa, y nostalgia, mucha nostalgia. Pero una nostalgia distinta, que parece venida desde el futuro y sacada directamente de nuestros comics de la infancia y nuestras películas favoritas de los ’80.

Siempre es curioso echar un vistazo hacia atrás en el tiempo y ver lo que los diseñadores esperaban para nuestro presente/su futuro. Prueba de ello es este singular y extremadamente futurista Ferrari 512 S Modulo, obra del diseñador Paolo Martin cuando trabajaba a las órdenes de Pininfarina.

Además, no es muy corriente tener acceso a este tipo de vídeos. Ahora estamos acostumbrados a ellos, con modelos actuales, pero imágenes rodadas en vídeo de hace 40 años son bastante difíciles de ver y por eso, siempre es un placer poder perder el tiempo en su visionado. Gracias Internet.

Ferrari 512 S Modulo

Su presentación fue en el Salón de Ginebra, allá por 1970. Hace ya 39 años de aquello y el Ferrari 512 S Modulo aún sigue creando expectación. Para no hacerlo, dada su extraña figura y su hipnótico diseño. Cualquiera diría que esa especie de nave espacial con ruedas parece un Ferrari. De hecho, si la memoria no me falla, las naves de la serie V tenían un ciero parecido a esto (salvando las distancias).

El modelo base para este singular prototipo lo encontramos en el Ferrari 512 S, esas 25 unidades que se fabricaron en Maranello para la competición. Pero de ellas solo conserva el chasis y el motor, el resto de la carrocería es totalmente diferente.

Sus características son más que obvias. Un afilado perfil con una altura irrisoria y un diseño propio de cualquier turismo intelestelar sacado de cualquier película de ciencia ficción de la época. Me encanta, no puedo negarlo. Estos prototipos tienen vida propia.

Como vemos en la imagen, uno de sus detalles más peculiares es la ausencia total de puertas tal y cómo las conocemos hoy en día. La única abertura disponible era una cúpula de cristal, que se desplazaba hacia el frontal del coche y daba acceso al interior de una forma totalmente novedosa y quien sabe, poco práctica.

Pero todos sabemos que los prototipo como éste no están diseñados para la practicidad. De hecho, la carrocería completa, que incluía el carenado de las cuatro ruedas, impedía en gran parte que las ruedas delanteras girasen, dándole un escaso radio de giro. ¿Pero eso a quien le importa? Este es un coche de exhibición y eso son detalles menores.

En cuanto a su motor, estaba situado en posición central y era un motor V12 5.0 de 550 CV, entregados cuando giraba a 8.000 rpm. Si unimos esa potencia al escaso peso que tenía el Ferrari 512 S Modulo y lo mezclamos un poco con su aparente aerodinámica, podríamos estar ante un espectacular superdeportivo. Lástima que las ruedas delanteras estuviesen capadas.

Para admirar su corazón, no hacía falta abrir su cobertura. 24 agujeros en el portón dejaban a la vista buena parte de su motor y supongo que también servirían para evacuar el tremendo calor que despediría ese motor ridiendo a pleno pulmón.

Pero a pesar de que sus formas fuesen tan extravagantes, aún se pudo rescatar algo de su diseño para sucesivos deportivos de Ferrari. Por ejemplo, se dice que los grupos ópticos delanteros de este Ferrari 512 S Modulo sirvieron de inspiración a los diseñadores del Ferrari 365 GT4/BB, que llegaría al mercado unos años más tarde.

Un prototipo venido desde un futuro anterior al nuestro y que seguro seguirá dando que hablar unos cuantos años más. Espero que os haya gustado el vídeo tanto como a mí.

Vía | Carscoop
Más información | Ultimatecarpage.com
En MotorPasion | Nostalgia TV: como era Sant’Agata Bolognese en 1968

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio