Publicidad

Mopar Jeep Wrangler Lower Forty

Mopar Jeep Wrangler Lower Forty
24 comentarios

Aparte de por los muscle cars, el SEMA Show es siempre un buen lugar para ver de cerca (quien tenga la suerte de ir) las novedades en el mundo de los todoterrenos más extremos. Y no, no estoy hablando de las enormes pick-ups que campan a sus anchas por las carreteras del otro lado del Atlántico. Me refiero a todoterrenos puros y duros.

Y si hablamos de un todoterreno con nombre propio ese no puede ser otro que el Jeep Wrangler (siempre hablando del mercado americano). Si a eso, le juntamos lo que son capaces de hacer los ingenieros de Mopar cuando tiene vía libre para hacer modificaciones a algún modelo, nos podemos encontrar con bestias como ésta.

Porque se sabe que es una bestia, sólo hay que ver la estampa del Mopar Jeep Lower Forty y sus enormes ruedas de 40 pulgadas montadas en unas también enormes llantas de 20 pulgadas para darse cuenta. Pero no esperemos aquí una altura exagerada de este Jeep Wrangler Rubicon porque no la hay. Se ha intentado encajar esos neumáticos sin elevar la suspensión.

Mopar Jeep Wrangler Lower Forty

Esto es debido a que alterar la altura de la suspensión supone modificar y elevar el centro de gravedad del vehículo, algo que le daría menos estabilidad a altas velocidades. Para conseguirlo, los pasos de rueda se han reposicionado 4 pulgadas más arriba de donde se encontraría en un Jeep Wrangler de serie.

Otra de las modificaciones que se ven a simple vista es la altura del techo, rebajada en 3 pulgadas, también por los mismos motivos, intentar dejar el centro de gravedad lo más bajo posible. Para ello, se han rediseñado y reforzado las barras antivuelco y se le ha dotado al parabrisas de algo más de ángulo.

En cuanto al capó, vemos que es diferente y muy parecido al que montaban los antiguos Jeep CJ. Pero este es de fibra de carbono y esconde debajo de él un motor HEMI V8 5.7 del que no dicen cual es su potencia, asociado a una caja de cambios Getrag 238 de seis relaciones. Los ejes son Dana 44 delante y Dana 60 detrás con bloqueos de diferencial ARB. Una maravilla…

El interior también sufre cambios. Por ejemplo, la rueda de respuesto ya no cuelga del portón trasero, sino que se sitúa sobre el suelo de la zona de carga. Para el salpicadero y la consola central se ha reservado una combinación de colores a juego con el tapizado de los asientos y las alfombrillas, también de Mopar y de alta resistencia.

Ahora, que me diga alguno que no quiere darse un paseo por un desierto de Utah con este espectacular bicho…

En MotorPasión | Más imágenes del Jeep Wrangler Rubicon King

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio