Compartir
Publicidad

Trump concede un salvoconducto a Tesla para que compre más barato el aluminio japonés que necesita

Trump concede un salvoconducto a Tesla para que compre más barato el aluminio japonés que necesita
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tesla está enhorabuena. Según ha informado, ha obtenido por parte del Gobierno estadounidense una exención del arancel del 10 % que grava el aluminio japonés utilizado en la producción de celdas de batería de la Gigafactoría de Reno, Nevada.

Y son buenas noticias porque, según la propia compañía, es la fabrica que más baterías de iones de litio produce en el mundo y porque la aleación de aluminio que necesita no lo ha podido encontrar en Estados Unidos.

Sin objeciones por parte del Departamento de Comercio

Tesla

El fabricante de coches eléctricos solicitó una exención al Departamento de Comercio de Estados Unidos en abril para importar 10 millones de kilos de aluminio producidos por la compañía Nippon Light Metal y que estaban sujetos a un arancel del 10 %, lo que habría aumentado el coste de sus celdas de batería.

Según el informe de Tesla, publicado por Electrek, ha llegado a importar 6,4 millones de kilos al año de este material, pero ahora necesitan aumentar la producción del Tesla Model 3 y de los productos de almacenamiento de energía, donde se usa este tipo de aluminio.

En un documento del organismo gubernamental citado por Reuters, se argumenta que el aluminio "no se produce en los Estados Unidos en una cantidad suficiente y razonablemente disponible o de calidad satisfactoria", por lo que se ha decidido conceder este 'privilegio' a Tesla durante un año.

A mediados de 2018, la producción de baterías de la Gigafactoría de Nevada alcanzó un índice anual de alrededor de 20 GWh, siendo la planta de baterías con el mayor volumen del mundo. Tesla considera que con el aumento de la producción que proporciona esta fábrica, el coste de las baterías se reducirá "considerablemente" a través de una economía de escala.

Tesla Model 3

La compañía californiana también ha solicitado otras exenciones arancelarias de la Oficina del Representante de Comercio de EEUU relativas a la guerra comercial que mantienen China y Estados Unidos.

El problema para Tesla es que numerosos componentes electrónicos que conforman sus coches se fabrican en China, y de los más importantes es la unidad de control del Autopilot 3.0, lo que Tesla llama el "cerebro" y que incluye dos circuitos impresos.

Pero esta petición no le fue concedida.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio