Publicidad

Elon Musk ha pedido a Biden un nuevo impuesto al carbono en EEUU, pero el sucesor de Trump no está por la labor

Elon Musk ha pedido a Biden un nuevo impuesto al carbono en EEUU, pero el sucesor de Trump no está por la labor
18 comentarios
HOY SE HABLA DE

Elon Musk, simpatizante de las políticas proteccionistas del expresidente de los EEUU, Donald Trump, ha ido elevando sus peticiones a los distintos presidentes de su país natal, desde Barack Obama hasta Joe Biden.

Precisamente el fundador de Tesla ha desvelado que habló con la nueva Administración para pedir un impuesto al carbono en los EEUU, pero al parecer los demócratas no están muy por la labor.

"Poner precio al carbono"

Joe Biden

En una entrevista en formato podcast con Joe Rogan, Musk ha dicho que propuso al nuevo Gobierno implantar un impuesto al carbono, con el fin de acelerar la transición hacia las energías renovables.

La respuesta del equipo de Biden no se hizo esperar, y fue básicamente que se trata de una medida "demasiado complicada a nivel político".

Según Musk, la piedra angular de la adopción del coche eléctrico es la fabricación en masa de baterías, y para ello cree que es necesario implementar ese impuesto a las emisiones de carbono, "poner precio al carbono".

Esto podría traducirse tanto en impuestos que pagarían de forma directa los consumidores (no tanto aquellos con rentas bajas), como las propias empresas, como ya ocurre.

Y explica:

"Mi principal recomendación, honestamente, sería simplemente tener un impuesto al carbono", dijo Musk. “Como no estamos pagando por la capacidad de CO₂ de los océanos y la atmósfera, tenemos lo que en economía se llama una externalidad sin precio. El mercado no puede responder a una externalidad sin precio. Si simplemente le ponemos un precio, el mercado reaccionará de manera sensata".

A pesar de la propuesta, Musk dijo en el podcast de Rogan que "no está a favor de demonizar la industria del petróleo y el gas.

Impuesto Carbono

Claro que podría suponer un tiro en el pie para el imperio de Musk, puesto que SpaceX tendría que pagar, y mucho, por lanzar su cohetes al espacio exterior.

Seguramente a Fiat Chrysler, que en 2019 tuvo que comprar los créditos de Tesla por no poder cumplir con la media de emisiones de su flota para 2020, esto no le haga mucha gracia, pero a Tesla sí, que ha ganado mucho dinero gracias a la venta de supercréditos.

De momento la Administración demócrata no ha profundizado más allá en el tema, aunque hace poco se anunció que Joe Biden cambiará los 645.000 vehículos federales por coches eléctricos, sin fechas a la vista.

Además, durante la feroz campaña electoral, Biden prometió invertir 1.300 millones de dólares en la expansión de coche eléctrico, con la instalación de 500.000 puntos de recarga para 2030.

En Motorpasión | Cómo conseguir la etiqueta medioambiental de la DGT si no te ha llegado a casa, si la has perdido o lo que sea

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio