Compartir
Publicidad

La espectacular suspensión electromagnética activa de Bose se estrenará también en coches de calle

La espectacular suspensión electromagnética activa de Bose se estrenará también en coches de calle
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace nada menos que 30 años, Bose comenzaba a trabajar en una suspensión electromagnética capaz de absorber cualquier irregularidad del terreno sin que ello afectase al movimiento de la carrocería. Confort a otro nivel. Aludiendo a su elevado coste, ningún fabricante había apostado por esta tecnología que ha sido relegada al ostracismo durante años. Hasta ahora.

Tras ser adquirida por la compañía ClearMotion el año pasado, la amortiguación inteligente desarrollada por Bose por fin llegará al mercado asociada a un automóvil. Ya habíamos tenido noticia de que podrá salir al mercado en coches autonómos y ahora Motor Authority adelanta que también se equipará en modelos convencionales. Y lo hará muy pronto: la fecha anunciada es 2019.

De la mágica suspensión desarrollada por Bose, empresa especializada en dispositivos de audio, ya te habíamos hablado. Se trata de una tecnología adelantada a su tiempo, y como suele ocurrir en estos casos, también incomprendida. Los fabricantes aludían a su alto precio y su elevado peso, pero quizá la falta de confianza en Bose también jugó un papel importante. No en vano, la firma se dedica a fabricar altavoces.

Así funciona la amortiguación inteligente de Bose

Clearmotion

Probada en un Lexus LS400, se trata de una suspensión activa que es capaz de detectar las irregularidades del terreno para adaptar la amortiguación antes de que que el vehículo pase por encima de las mismas. Ésta se anticipa a resaltos o baches evitando cualquier tipo de balanceo en la carrocería, que se mantiene recta. Es decir: la suspensión electromagnética nos permite pasar por encima de un badén sin que notemos su presencia.

El sistema combina un motor electromagnético, un amplificador de potencia y una serie de controladores basados en algoritmos matemáticos, que son los responsables de que el sistema se anticipe al terreno basándose en las lecturas de los sensores.

Esta tecnología ha sido rebautizada por ClearMotion como ActiValve y funciona de la siguiente manera: el controlador detecta la irregularidad a través de los sensores y el motor asociado al amortiguador de cada rueda tarda cinco milisegundos en contrarrestarlo aplicando la presión adecuada. Esta suspensión activa no sólo acomete baches o resaltos, también lo hace cuando el vehículo gira o frena o bruscamente. En este vídeo te puedes hacer una idea de su eficacia.

Varios coches lo equiparán en 2019

Tesla Model 3 autonomía EPA

Aunque ClearMotion no ha especificado cuáles, la firma ha confirmado que, el año que viene, varios modelos que lleguen al mercado equiparán la suspensión electromagnética desarrollada por Bose. No será un número muy elevado, y todo parece indicar que se limitará por el momento a marcas premium.

Tal y como publica Motor Authority, ClearMotion ha estado probado este sistema en varios de BMW Serie 5, así como con un Tesla Model 3. Por lo que es de esperar que sean modelos de alta gama, más allá de los de conducción autónoma, los que estrenen esta avanzada tecnología que supondrá un antes y un después para el confort de la marcha.

Bien es cierto que el incremento de peso vendrá a notarse menos en modelos con un potente propulsor, pero esperemos que esto sea sólo el principio y que su desarrollo continúe para popularizarse. ¿Os imagináis un mundo sin sufrir el continúo balanceo al atravesar un badén?

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos