Compartir
Publicidad

California expulsa del estado a Uber y su flota de Volvo XC90 autónomos

California expulsa del estado a Uber y su flota de Volvo XC90 autónomos
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No es que Uber deje su sede de San Francisco, pero sí se ha visto obligada a retirar del servicio su flota de Volvo XC90 autónomos en la ciudad californiana. Después de probar con éxito el servicio de taxi autónomo en Pittsburgh, Uber lanzó hace unas semanas el mismo servicio en San Francisco, con una flota de Volvo XC90 convertidos a conducción autónoma. Curiosamente, lo hizo sin pedir los permisos necesarios al estado de California.

La prueba piloto de San Francisco duró más bien poco y Uber se lleva sus XC90 a Phoenix, Arizona, en camiones autónomos Otto, ya que en ese estado no se requieren permisos o licencias para operar vehículos autónomos. ¿Cómo llegó a Uber a tener que renunciar a operar en San Francisco?

Una flota sin permisos

Después de dos semanas de pelea con la administración californiana, Uber se llevó sus coches autónomos en camiones autónomos Otto (sobre base Volvo, también), una compañía especializada en software para conducción autónoma que Uber compró el verano pasado. A pesar de este golpe publicitario, la realidad es que California expulsó por la vía exprés a los UberX de conducción autónoma de las calles de San Francisco.

Al llegar a San Francisco, la compañía pensaba que al jugar en casa no tendría problemas. Los Volvo XC90 autónomos estaban a disposición de cualquier usuario de UberX. Curiosamente, la compañía no pidió ningún permiso a la administración californiana. Y es que en California, para poder operar un vehículo autónomo en sus carreteras y calles es preciso cumplir con una serie de requisitos.

Uber consideró que la legislación californiana no se aplicaba a sus coches autónomos, poniendo como ejemplo el Tesla Autopilot

Entre los diversos requisitos que cualquier compañía debe cumplir está un seguro obligatorio específico con cobertura de hasta 5 millones de dólares, proporcionar una lista de todos los coches que la compañía pretende operar, así como la lista de los conductores (la ley prohíbe que el coche vaya "solo" por ahí sin la supervisión de un humano a bordo) y la obligación de reportar a la administración cualquier incidente ocurrido y/o que haya necesitado la intervención del conductor.

No obedeces, te retiro las matrículas

Uber hacia Arizona

El DMV (Department of Motor Vehicle), es decir, la versión local de Tráfico, pidió a UBer en repetidas ocasiones se cumpliese con la ley, que hay cientos de compañías en California probando coches autónomos y todas han cumplido con la ley. Finalmente, ante la negativa de la compañía y algunos incidentes en los que los coches autónomos de Uber infringieron las normas de tráfico, como en Pittsburgh, el DMV retiró la validez de las matrículas de los XC90 autónomos de Uber.

Sin una matrícula válida, estos coches se volvieron ilegales a todos los efectos y sus seguros quedaron invalidados al instante. Así, sin pasar por los tribunales, Uber se vio obligada a llevarse su flota a otro estado, en este caso a Arizona.

De todo este incidente, queda una sensación extraña que no juega a favor de Uber. ¿Por qué no pidieron los permisos? ¿Fue un olvido o un fallo? Pues se soluciona en lugar de querer tener la última palabra como sea. Según la propia compañía, estimaron no necesitarlos basándose en que los Tesla con Autopilot -considerada de manera errónea como una forma de conducción autónoma- no necesitan esos permisos. Sea como fuere, Uber tuvo que llevarse los coches a otro estado, dañando un poquito su imagen de marca.

En Motorpasión | Si unimos el coche autónomo con Uber... ¿perderemos lo poco que nos queda ya de pasión? ; Lo bueno, lo feo y lo malo de ser un conductor de servicios como Uber o Cabify

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio