Compartir
Publicidad

En León han hecho un radar casero con una lata de Seven Up para luchar contra el exceso de velocidad

En León han hecho un radar casero con una lata de Seven Up para luchar contra el exceso de velocidad
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No es la primera vez que el hartazgo propicia altas cotas de ingenio. El último caso lo encontramos en León, donde los vecinos de Olleros de Sabero han recurrido a métodos disuasorios caseros para luchar contra el exceso de velocidad que tiene lugar de forma asidua en la carretera CL-626: una especie de radar Velolaser casero.

Radar con equipamiento psicológico

Según explica El Diario de León, los vecinos de esta localidad ven a diario cómo los vehículos se saltan el límite de velocidad, establecido en 50 km/h, en la carretera que pasa por el pueblo. Y al estilo de la DGT con los radares trampa -radares vacíos- han creado un radar Velolaser algo rudimentario (¿con una lata de refresco?) pero que seguro acaba surtiendo efecto.

El radar que han emulado los vecinos de Olleros de Sabero es el Velolaser, un dispositivo que se introdujo a principios de 2018 con un tamaño inferior a los 50 centímetros y un peso contenido. Por sus características pueden ser colocados bien sobre un trípode anclados a la bionda de un quitamiedos o adosados a una señal mediante un dispositivo imantado de forma mucho más discreta.

La gran ventaja de estos cinemómetros es que son inalámbricos, funcionan de manera autónoma, se controlan de forma remota vía WiFi o 3G/4G y tienen una autonomía de hasta cinco horas, por lo que no requieren que haya un coche patrulla ni un agente de la Guardia Civil en las proximidades que pueda delatar su presencia.

Claro que el radar de la historia que hoy nos ocupa tiene más equipamiento psicológico que tecnológico. Otro buen ejemplo de esta técnica la encontramos en Turquía, donde la policía coloca estratégicamente coches patrulla de cartón a tamaño real para bajar la siniestralidad en el país.

En Estados Unidos van más allá y colocan sofisticados agentes de cartón 'armados' con radares móviles, mientras que los habitantes de un pequeño pueblo escocés pasarán a la historia por luchar contra la velocidad secador en mano.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio