Compartir
Publicidad
Publicidad

Una puerta a la esperanza: los "cagaprisas" podrán ser acusados de conducción temeraria

Una puerta a la esperanza: los "cagaprisas" podrán ser acusados de conducción temeraria
Guardar
203 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Todos hemos sufrido, en algún momento de nuestra vida como conductor, el que otro sujeto se haya colocado a una distancia imprudente de nosotros, y nos haya intentado sacar de la carretera, hacer que aceleremos o ponernos en peligro. Se les puede catalogar como “cagaprisas”, “comeculos”, “rompepelotas”, pilotos frustrados de NASCAR, etc.

El Fiscal general de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, se ha referido a ellos de un modo más fino, “acosadores”. En unas declaraciones hechas esta mañana, el Fiscal ha dicho algo que os juro me ha alegrado el día. Se perseguirá de forma mucho más contundente a ese tipo de “gentencilla” (por tratar de ser también fino).

El hecho de no respetar la distancia de seguridad solo supone una multa administrativa y una retracción de puntos, pero Vargas ha dicho que la Policía Judicial persiga estos casos de “acoso vial” y los considere, cuando proceda, como delitos contra la seguridad vial por conducción temeraria.

En cualquier trayecto de media o larga distancia, especialmente en las grandes autopistas, es muy fácil encontrarse con esta gente. Como se tomen mínimamente en serio esta orden, se van a hinchar de empapelar gente. Y lo mejor de todo, harán un auténtico favor al resto de los conductores.

En el telediario de TVE han aludido a este anuncio como el que define muy bien lo que es un “acosador”. Es decir, un conductor que conduce de forma claramente irresponsable, sin tomar en mínima consideracioń a los demás, y que antepone el llegar antes y que se despeje “su carretera” a todo lo demás.

Estamos de acuerdo en que a veces, tenemos que pedir paso a otro conductor que “estorba” teniendo el carril derecho adyacente disponible, pero se puede pedir paso de dos formas: bien y mal. La mala es no respetando la distancia de seguridad, achuchando y ocasionando un peligro, a todas luces, innecesario.

Tarjetas de credito

No me dará ninguna pena ni que se les condene, ni que se les decomise el coche (ha puntualizado que no se hará de forma indiscriminada y que se valorará cada caso), ni que les retiren el carnet de conducir y tengan que ir en patinete. Seguramente vosotros penséis lo mismo.

Vargas distinguió entre el “pique” y el “acoso”, y en los casos más graves, la pena de cárcel asociada llegará hasta seis años (sin causar víctimas) si se considera como un delito de conducción temeraria. Por simplemente ir “pegado”, será no respetar la distancia de seguridad, y no se irá a la cárcel ni se decomisará el vehículo.

Ojalá empezasen a aplicar eso hoy mismo, ya, y que llenasen las carreteras de coches camuflados para pillar in fraganti a estos cafres que creen que la distancia de seguridad es como el grosor de una tarjeta de crédito, y les vayan erradicando de la carretera como el que extirpa un tumor.

Todos vamos a salir beneficiados.

Fotografía | Wikipedia, Think Financial
Vía | Telediario TVE, Europa Press
En Motorpasión | ¿Confiscar el coche es la solución?, Mano dura para reincidentes y cafres: embargarles el coche

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos