Salir ileso o acabar en el hospital: Global NCAP estrella un coche de EEUU y otro de México y demuestra la desigualdad en los estándares de seguridad

Salir ileso o acabar en el hospital: Global NCAP estrella un coche de EEUU y otro de México y demuestra la desigualdad en los estándares de seguridad
14 comentarios

Existen mil y una formas de poner negro sobre blanco las diferencias entre dos países, incluso si son tan vecinos como EE UU y México. Por ejemplo, con el brutal vídeo de un crash test entre coches procedentes de cada lado de  la frontera.

Dicho vídeo, que puede verse en YouTube y dura poco más de tres minutos, pertenece a un experimento del organismo Global NCAP para demostrar las diferencias en las exigencias técnicas de seguridad entre coches fabricados en distintos lugares del mundo. Y desde luego, es de los que hacen pensar.

Dos coches de la misma marca, con resultados desiguales

A fin de que el experimento fuese lo más justo posible, Global NCAP enfrentó los dos Hyundai más asequibles que pueden adquirirse en ambos territorios. Por el lado estadounidense comparece el Accent, un compacto de cuatro puertas (antecesor del i30 Fastback que conocemos en Europa) fabricado de acuerdo con los altos estándares que exige la agencia NHTSA.

Esto último implica, además de una cierta rigidez estructural, que cuenta de serie (entre otros sistemas de seguridad activa y pasiva) con seis airbags y control electrónico de estabilidad.

Globalncap Car2car
Fotograma de la colisión entre los dos Hyundai (Foto: GlobalNCAP)

Por el lado mexicano está el Grand i10 Sedan, un urbano también con cuatro puertas pero construido en la India sobre una base remotamente similar a la del i10 europeo. Ya en la comparación de equipamiento sale perdiendo frente a su 'oponente' norteamericano, pues sólo cuenta con los dos airbags del conductor y el copiloto.

El crash test, que reproduce un choque frontolateral entre ambos coches a una velocidad no especificada (pero que intuimos entre 50 y 70 km/h) arroja unos resultados muy reveladores: mientras el estadounidense digiere el impacto sin ni siquiera rajar el parabrisas, el mexicano sufre una fuerte deformación en toda su carrocería.

Grafico Globalncap
Resultados de protección de los ocupantes para ambos coches (Gráfico: GlobalNCAP)

Así, la imagen que evoca el Grand i10 tras el impacto es descorazonadora con el pilar A doblado, la puerta del conductor aplastada (lo cual dificultaría su rescate), el maletero que se abre espontáneamente al no aguantar la presión o el peligroso avance de volante y salpicadero hacia los torsos de los ocupantes delanteros.

En un accidente idéntico pero real, y tal como demuestra la ficha comparativa publicada junto al vídeo, los ocupantes del Hyundai mexicano tendrían por tanto una probabilidad mucho mayor de sufrir heridas graves o incluso fallecer.

Una lucha por la seguridad en Latinoamérica

Latin NCAP

Para los responsables de Global NCAP, la causa de esta desigualdad está en las grandes diferencias entre los estándares de seguridad que se exigen en cada región del mundo. En el caso de América Latina, su laxitud en este apartado permite a los fabricantes comercializar modelos cuyos precios competitivos suelen deberse, precisamente, a recortes en su seguridad activa o pasiva.

Dichos modelos suelen venir, además, importados desde otros mercados con bajos estándares como por ejemplo la India, lugar de donde procede el Grand i10. Pero esta práctica no es exclusiva de Hyundai: también otros como Suzuki (que comercializa allí el Swift fabricado por Maruti) llevan a Sudamérica modelos del mismo origen, con el mismo deficiente resultado.

De ahí que desde Latin NCAP, filial del organismo para el entorno del Mercosur, hayan apoyado este singular crash test para poner de manifiesto la gran desigualdad que supone salir ileso o acabar en el hospital únicamente por vivir en un país que permite coches más o menos seguros.

De momento la mejor arma de Latin NCAP es la severidad que aplica en sus calificaciones, donde ya ha denostado sin piedad las deficiencias de otros coches como el Toyota Yaris, el Dacia Duster o el Peugeot 208, dejando sus notas entre las cero y una estrellas.

Temas
Inicio