Compartir
Publicidad

Los 'Big Three' de Detroit se hacen con un pellizco por el escándalo Takata, pero la pesadilla aún continúa

Los 'Big Three' de Detroit se hacen con un pellizco por el escándalo Takata, pero la pesadilla aún continúa
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Los tres gigantes de Detroit, véase General Motors, FCA y Ford van a recibir un pellizco a modo de compensación por el escándalo Takata. Según informa The Detroit News, las compañías recibirán un total de 182,3 millones del fondo de restitución que la arruinada compañía japonesa estableció como parte de su declaración de culpabilidad por producir millones de airbags defectuosos, y mortales.

Un problema de trazabilidad

Accord

El Tribunal estadounidense del Distrito Este de Detroit comunicó hace unos días que General Motors recibirá 86,8 millones, FCA 51,8 millones y Ford 43,7 millones. Además, más de 60 compañías serán compensadas por la mayor llamada a revisión de la historia automotriz: casi 70 millones de airbags.

Honda fue la más perjudicada: alrededor de 16,3 millones de infladores de bolsas de aire instalados en 11,4 millones de Honda y Acura han sido retirados debido a problemas de seguridad. La compañía ha reparado alrededor de 12,2 millones de sus bolsas de aire defectuosas Takata.

Por su parte, Fiat Chrysler tiene alrededor de 8,56 millones de unidades afectadas por la retirada, y ha reparado alrededor de 3,25 millones; Ford tiene 1,57 millones de bolsas de aire retiradas del mercado, de las cuales ha reparado 756.000 y General Motors tiene 712.000 bolsas de aire retiradas del mercado y ha reparado 400.000.

El principal problema de este escándalo es la escasa trazabilidad de estos dispositivos, pues es casi imposible saber el número exacto de vehículos que los incorporan y cuántos de ellos explotan de forma violenta; menos aún los coches restaurados que montan este dispositivo o los desguaces que los hayan comprado.

takata

Recordemos que Takata, y su filial norteamericana TK Holdings, se declararon en bancarrota en junio de 2017. En octubre, la estadounidense Key Safety Systems compró la mayoría de activos rentables de Takata por 1.370 millones de euros. De esta forma se podía garantizar un suministro constante de piezas de automóviles para los mayores fabricantes (el fabricante japonés produce una tercera parte de los cinturones de seguridad utilizados en los vehículos de todo el mundo).

Estos dispositivos defectuosos están relacionados con 21 muertes y cientos de heridos, y aún existe la posibilidad de que esa cifra se eleve. Desde la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico de Estados Unidos afirman que que solo 22,3 millones de los 50 millones de bolsas de aire retiradas del mercado a fecha de 2 de marzo han sido reparadas.

Mientras, Takata, en bancarrota y medio salvada por Key Safety System y algunas compañías automotrices, no podrá compensar a las víctimas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio