Una ley busca crear pasos de fauna en las carreteras para evitar atropellos a animales como el lince ibérico

Una ley busca crear pasos de fauna en las carreteras para evitar atropellos a animales como el lince ibérico
8 comentarios

En los últimos 30 años, los atropellos a animales han superado a la cacería como causa directa de mortandad de vertebrados en tierra por parte del ser humano. La peor parte se la lleva desde 2017 el Lince Ibérico, una especie en extinción cuya principal causa de muerte no natural son los atropellos.

En este triste escenario, se ha aprobado en el Congreso de los Diputados una proposición de ley para construir pasos de fauna y otras medidas adicionales para poner remedio a esta realidad.

El atropello a animales, una doble amenaza

Bosque

La proposición de ley, del Grupo Parlamentario Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común, ha sido aprobada en la Comisión de Seguridad Vial del Congreso de los Diputados con el objetivo de reducir las muertes de animales por atropello, según explica Efe Verde.

Esta medida debería conseguir que el Gobierno identifique y señalice los tramos en los que se produce un mayor número de atropellos, sobre a todo a especies protegidas.

Además, se ha solicitado “establecer puntos controlados de cruce a nivel, con una señalización de advertencia que permita a los conductores extremar las precauciones”.

Según ha expuesto el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso por Álava, Juantxo López de Uralde, en el caso del lince Ibérico los atropellos se convirtieron en 2017 en la primera causa de muerte no natural.

Y según datos de la ONG WWF, de los 34 linces que murieron ese año, 21 fueron atropellados.

Y la situación ha ido empeorando, puesto que en 2019 la cifra asciende a 35 y solo hasta agosto del año 2020 se habían contabilizado 32 muertes por atropello de esta especie. Con los lobos está ocurriendo lo mismo.

Aquí tiene mucho -todo- que ver el crecimiento incontrolado de infraestructura en entornos rurales (como es el caso de Doñana).

Carretera

Desde el Real Automóvil Club de España ya se ha avisado del aumento de atropellos a animales, especialmente a perros abandonados y jabalíes y en carreteras convencionales para poner sobre la mesa los riesgos que acarrea también para el ser humano.

El encuentro con un animal implica un frenazo (en el 73 % de los casos), un volantazo (50 %), la necesidad de invadir el carril contrario (24 %) e incluso la salida del vía (4 %), con todas las consecuencias que pueden tener estas maniobras.

En Motorpasión | La leyenda del maharajá indio que se vengó de Rolls-Royce usando sus coches de lujo para recoger la basura

Temas
Inicio