Compartir
Publicidad

La Fiscalía reabre el caso Enaitz por vía penal para investigar la responsabilidad del conductor

La Fiscalía reabre el caso Enaitz por vía penal para investigar la responsabilidad del conductor
Guardar
86 Comentarios
Publicidad

En los últimos días, la noticia del hombre que pedía 20.000 euros para reparar su coche a los padres de un chico muerto ha estado en boca de todos.

Incluso los que tratamos de huír del amarillismo y de emitir juicios morales por el camino fácil, hemos visto que en este caso está justificado tener todas las dudas posibles sobre la actuación de este individuo.

Por eso no puedo negar que me alegra la noticia de que el fiscal superior de La Rioja, Juan Calparsoro, anuniciase que va a reabrir el caso por vía penal, que se había cerrado por un juzgado de primera instancia en 2004, decisión que los padres del chico no apelaron por falta de tiempo, recursos y fuerzas.

El fiscal general de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, llamó por teléfono al fiscal superior de La Rioja, para sugerirle la reapertura del caso debido a la conmocción social que estaba causando., y éste decidió hacerlo.

¿Qué significa ésto? Primero hay que aclarar que esto no supondrá la suspensión del juicio civil en el que el conductor reclama los 20.000 euros a los padres del chico. Pero abre la posibilidad a que se celebre otro jucio por vía penal en el que el conductor declare como imputado, si la fiscalía encuentra indicios de que pudiera haber responsabilidad por su parte, en base a las pruebas aportadas por los peritos contratados por los padres.

Pero sobre todo significa que esta triste historia acabará de la forma más justa posible: al menos sus padres (y nosotros) nos quedaremos tranquilos sabiendo que se realizará una investigación en profundidad sobre el tema. No somos nadie para hacer de jueces, pero sí para exigir que los jueces hagan su trabajo con la máxima rigurosidad.

Por otra parte, muchos preguntábais por el nombre o los negocios de esta persona. Como podéis ver, no he querido publicar ni su nombre ni su foto, y menos sus “sonrientes” declaraciones. El primer motivo es que hay cientos de sitios donde lo podéis ver, y el segundo es que después de haber leído la primera de sus frases, ya no me apetece seguir escuchándolo.

Vía | Menéame > Abc

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos