Un 'kamikaze' de 82 años circula 10 km en sentido contrario. Vuelve la polémica sobre renovar el carnet a conductores mayores

Un 'kamikaze' de 82 años circula 10 km en sentido contrario. Vuelve la polémica sobre renovar el carnet a conductores mayores
30 comentarios

Hasta 10 kilómetros en sentido contrario por una autovía: un conductor de 82 años se convierte en el segundo kamikaze del que tenemos noticia en pocos días.

Aunque en su caso fue por un despiste al equivocarse en la incorporación, y no una acción deliberada, como sí ocurrió con la automovilista que hizo lo propio para no pagar el peaje de la R-3.

No obstante, y aunque no fuera intencionado, hablamos de un coche circulando hasta 10 kilómetros en sentido contrario por una vía rápida donde se circula por encima de los 100 km/h.

Y aunque no hubo que lamentar incidentes en este caso, que no es el primero, vuelve a sacar a relucir un debate tan polémico como endémico: que hay conductores que por su edad avanzada pueden no estar en condiciones físicas para circular, pero siguen haciéndolo.

Algo que la DGT pretende cambiar dentro de poco revisando las pruebas, plazos y exigencias para renovar el carnet para mayores de 65 años.

Temerario por equivocación, pero temerario

El hecho salió a la luz gracias a un vídeo publicado por Social Drive y grabado por otro usuario en la autovía A-44 en Granada. En el mismo se ve un turismo circulando en dirección contraria por esta vía.

Según informa el medio local Granada Hoy, se trataba de un conductor de más de 80 años, tal y como ha confirmado a dicha publicación la Guardia Civil. Al parecer se habría incorporado a la autovía en el kilómetro 163 en la dirección errónea, en sentido Motril.

Y ello supuso discurrir durante nada menos que 10 kilómetros en sentido contrario a la circulación hasta que pudo abandonar la vía en la siguiente salida. Afortunadamente no ocasionó ningún accidente. Lo que habría sido fatal, ya que podría haber provocado un choque frontal, que a elevadas velocidades es más fatal aún si cabe.

Las mismas fuentes han trasladado a este medio local que está siendo investigado por un presunto delito de conducción temeraria. No en vano se englobaría, como tal pues así se consideran acciones o actitudes al volante que generan evidente y manifiesto peligro para el propio conductor y otros usuarios.

Este delito contra el tráfico se pena con cárcel de seis meses a dos años y la retirada del carnet de conducir entre uno y seis años.

A vueltas con la renovación del carnet en mayores de 65 años: la DGT será más exigente

Conductor mayor de 65 años

Más allá del peligro que suponen los conductores kamikazes, en este caso tenemos el agravante de que se trataba de un automovilista de edad avanzada.

El sistema actual para renovar el carnet en conductores mayores, y si se ha de modificar o no, ha sido y es un debate recurrente en materia de seguridad. Precisamente para cribar más eficazmente a personas que ya no reúnen las aptitudes físicas necesarias para circular.

Si bien se trata de un tema polémico, pues puede entrar en contradicción con el derecho a la movilidad y de libre circulación, la DGT ya ha confirmado que va revisar los procedimientos de renovación del carnet para mayores de 65 años.

Se trata de una de las medidas incluidas en la Estrategia de Seguridad Vial 2030 que entrarán en vigor entre este 2022 y 2023.

Los cambios anunciados por Tráfico para este procedimiento se van a centrar en dos aspectos: por un lado reducir los plazos para renovar el carnet en este tipo de conductores y por otro lado unas pruebas psicofísicas más adecuadas para ellos.

Test psicofísico para renovar el carnet de conducir

Plazos más cortos y diferentes intervalos. Actualmente, en el caso del carnet de coche (permiso B) y los de motos, los mayores de 65 años deben renovar el permiso cada cinco años, siendo un intervalo más reducido que el del resto de conductores: 10 años.

De momento se ha señalado que se va a acortar dicho plazo, pero sin determinar horquilla. También se está planteando que se fijen diferentes intervalos adaptados a la evolución psicofísica del conductor: "subdividir" ese grupo "excesivamente amplio y diverso", ha señalado la DGT.

Un psicoténico más exigente. Asimismo, se pretende revisar las pruebas psicofísicas que se exigen a la hora de renovar el carnet y que actualmente son homogéneas para todos los conductores, ya sea un joven de 25 años o un anciano de 90 años.

Este examen médico evalúa capacidades como la vista, el oído o los reflejos, teniendo fama de ser bastante laxo. Y es que a menos de que el resultado sea escandalosamente negativo, lo habitual es pasarlo: según un estudio de la Fundación Línea Directa, un 98 % de los conductores mayores de 65 años afirma no haber suspendido jamás el psicotécnico.

Así, se pretenden actualizar los protocolos de exploración médico-psicológica, lo que se traducirá en pruebas más exigentes para este tipo de automovilistas.

Temas