Compartir
Publicidad

Contra el hielo y la nieve de la carretera, una empresa de Valencia ha inventado estos aspersores de agua y sal

Contra el hielo y la nieve de la carretera, una empresa de Valencia ha inventado estos aspersores de agua y sal
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En invierno, la nieve y el hielo afecta a muchas carreteras de España. En enero del año pasado, el retrato de una autopista AP-6 colapsada en plena nevada evidenció que nuestro país tiene una asignatura pendiente con la gestión de ciertas inclemencias meteorológicas.

Ahora, la empresa valenciana SICO y el Instituto Tecnológico del Plástico han desarrollado un sistema que puede contribuir a mitigar los problemas relacionados con la nieve y con el hielo del asfalto. Si el problema, en parte, se puede resolver esparciendo sal por la carretera para rebajar el punto de fusión del agua y retrasar así su congelación, ¿por qué mover toneladas de sal en camiones cuando se puede rociar la carretera con una solución salina?

Pulverización automática de agua y sal sobre el asfalto, anticipándose a la formación de hielo

Aspersores Sico Instalacion

El agua y la sal se pueden rociar desde los laterales de la carretera, con pulverizadores situados dentro de los hitos de señalización, o bien por aspersores instalados en el asfalto. Esos dispositivos se encargan de pulverizar la solución de agua y sal procedente de una central de salmuera que puede alojarse bajo el terreno o junto a la carretera.

La central de salmuera se encarga de gestionar ese pulverizado en función de la temperatura del asfalto. Así, es posible anticiparse incluso en las zonas donde es difícil prever la formación de hielo, debido a la velocidad con que pueden cambiar las condiciones meteorológicas.

La alimentación del sistema es autónoma, utilizando energías renovables, lo cual puede representar una buena reducción de costes. No sólo las renovables son las energías más baratas en muchos países, sino que en esta aplicación en concreto se evita que los camiones tengan que circular constantemente esparciendo la sal sobre el asfalto, con el consumo de combustible que eso representa.

Además, al contar con un depósito de salmuera allí donde es necesario, se evitan los problemas de abastecimiento justo en el momento en el que es más necesaria la sal, cuando las carreteras son de difícil acceso para los propios camiones.

Desarrollado en España, con Rusia como objetivo

Aspersores Sico N 420

Los depósitos de salmuera se diseñaron con la durabilidad como objetivo, de manera que las instalaciones no se vean afectadas por la corrosión debida a la sal, como puede suceder si se utilizan depósitos metálicos y no se mantienen de forma adecuada. El plástico empleado para contener la salmuera de este sistema de riego por aspersión es reciclable.

Estos aspersores de agua y sal se han probado en escenarios muy desfavorables, concretamente en algunos tramos de las carreteras A-23 y N-420 a su paso por la gélida provincia de Teruel, también en la autovía A-2 y en la autopista AP-68 a su paso por Álava, según recoge El Correo. Después de esto, SICO tiene su punto de mira puesto en la exportación, por ejemplo en las carreteras de Polonia y de Rusia.

SICO posee una sólida experiencia en el terreno de la ingeniería. Diseñó el primer sistema automatizado antihielo para carreteras, es la responsable de que las pistas del Aeropuerto de Madrid-Barajas Adolfo Suárez tengan un control preciso de la temperatura y otros parámetros climatológicos críticos, y también tienen puesta su tecnología en el Circuito Ricardo Tormo de Cheste, en Valencia.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio