Compartir
Publicidad

La investigación concluye que el atropello mortal en un coche Uber podría haberse evitado con la tecnología de Volvo

La investigación concluye que el atropello mortal en un coche Uber podría haberse evitado con la tecnología de Volvo
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La investigación sobre el atropello mortal en un coche Uber que tuvo lugar el pasado 18 de marzo en Arizona continúa. Lo último que supimos fue un compendio de errores fatales: un informe publicado por el Departamento de Policía de Tempe desveló que la conductora de seguridad estaba viendo un programa de televisión en streaming segundos antes del atropello.

Tras conocerse que Uber deshabilitó los sistemas de seguridad que incorpora de serie el Volvo XC90 y utilizó los suyos propios, las autoridades estadounidenses han determinado que la muerte de Elaine Herzberg podría haberse evitado con la tecnología de Volvo y la debida atención de la conductora.

Uber debería haber tenido a dos conductores durante la prueba

El IIHS norteamericano se ha sumado a las investigaciones de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTBS por sus silgas en inglés) y de la policía de Tempe y parecen coincidir en que el atropello fue el resultado de muchas malas decisiones. En un informe recientemente publicado, el organismo ha criticado la decisión de Uber de deshabilitar la tecnología de alerta de colisiones de Volvo en el coche que golpeó a Herzberg.

"Creo que es posible que, si el sistema hubiera podido intervenir, la fatalidad no se hubiera producido", ha dicho en el informe el oficial de investigación, David Zuby. Se ha determinado así que mientras un vehículo experimental Uber que opera en modo autónomo es capaz de detectar conflictos inminentes, no está programado para frenar o advertir al operador de la prueba que tome medidas. Y eso es lo que pasó.

"Lo que es escalofriante es que los ingenieros detrás del programa de software de Uber deshabilitaron la capacidad del sistema para evitar un escenario de vida o muerte mientras se probaban en la vía pública".

Un informe de la NTBS anterior al que acaba de publicar el IIHS determinó que Uber había desactivado el sistema de frenado de emergencia en el Volvo, de forma que el vehículo había sido modificado con sensores y software de Uber para operar en modo autónomo. Además, la conductora, Rafaela Vásquez, comenzó a frenar menos de un segundo después de golpear a Herzberg.

De hecho, unos días después del accidente, la compañía Aptiv, que es proveedora de componentes para los sistemas de seguridad del Volvo XC90 que estaba probando la plataforma de movilidad, afirmó que Uber estaba usando su propio sistema de sensores y radares para las pruebas de conducción autónoma y, por tanto, los sistemas de la dotación de serie del Volvo estaban desconectados. Se desmarcaba del accidente.

"Lo que es escalofriante es que los ingenieros detrás del programa de software de Uber deshabilitaron la capacidad del sistema para evitar un escenario de vida o muerte mientras se probaban en la vía pública", ha dicho Zuby.

Con el agravante además de que Vásquez miró hacia abajo varias veces y no hacia la carretera, levantando la vista medio segundo antes de que Herzberg cruzara con su bicicleta por un paso sin señalizar la noche del 18 de marzo. Estaba viendo un programa en streaming.

Uber

Por otro lado, la víctima, que vestía con ropa oscura, cruzó por una parte de la calzada por la que estaba prohibido el acceso a peatones y empujaba una bicicleta que no equipaba reflectores laterales. La prueba toxicológica efectuada después del accidente dio positivo en metanfetamina y marihuana, por lo que podría haber visto su capacidad de reacción mermada.

Ante esta falta de atención por parte de la conductora, el IIHS ha apuntado que algunas empresas requieren dos operadores en vehículos autónomos sometidos a pruebas en las vías públicas. Uber había utilizado a dos operadores en pruebas de carretera anteriores, pero recientemente había reducido el número a uno.

El pasado 25 de junio Uber anunció la reanudación de las pruebas de coches autónomos en Pittsburgh, cuatro meses después del accidente. Ahora, según la compañía, habrá dos operarios al volante.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio