Cómo cargar el maletero del coche de forma adecuada y evitar multas

Cómo cargar el maletero del coche de forma adecuada y evitar multas
Sin comentarios

Antes de hacer cualquier viaje por carretera es fundamental revisar el coche a fondo y tenerlo a punto antes de salir para prevenir imprevistos. Pero también es imprescindible prestar atención a la carga máxima que llevará el coche, tanto por seguridad como para evitar multas.

Para cargar el maletero de forma adecuada, principalmente se han de tener en cuenta tres reglas de oro: que la carga vaya bien sujeta y protegida, que vaya colocada según su forma y su peso y que vaya distribuida de manera uniforme. Aunque también hay otros aspectos que debemos tener en cuenta. Los repasamos.

Las tres reglas de oro

Maletero Ok

Hemos de recordar que lo primero que debemos hacer antes de empezar a cargar el coche hasta los topes es comprobar el peso máximo que puede soportar para no excederlo, ya que esto comprometería tanto el comportamiento del coche como nuestra seguridad.

Para consultar estos datos, podemos acudir a la ficha técnica de la ITV (o al manual del coche).

Viajar con el equipaje justo es tan importante como colocarlo de forma correcta, pues con una planificación adecuada (sobre todo si hablamos de un equipaje de gran volumen o de muchos bártulos), la repercusión en el comportamiento del coche será menor.

Así, lo más recomendable es que siempre que sea posible toda la carga se disponga en el maletero, pues los objetos sueltos (ya sea en los asientos o en la bandeja del maletero, por ejemplo) pueden convertirse en proyectiles: según señala la DGT, a una velocidad de 60 km/h, la inercia multiplica aproximadamente por 56 el peso de objetos y personas.

Para cargar el maletero de forma adecuada y segura, principalmente se han de tener en cuenta tres cosas:

  • Todo en el maletero o bien sujeto: un frenazo, un patinazo o una curva mal tomada pueden provocar que los objetos se muevan, y eso, sumado a la velocidad de conducción, aumenta el peso de los objetos y de las personas. Ya sean maletas, teléfonos móviles, bolsos de mano… estos objetos pueden convertirse en un auténtico proyectil.
  • En el maletero, lo que más pesa siempre debajo: los bultos más pesados y voluminosos primero, colocados en la parte inferior del maletero y lo más pegados posible al respaldo de los asientos traseros.

Cuanto más centrados, mejor. De esta forma, bajamos el centro de gravedad y lo acercamos a los ejes del vehículo y por tanto, nos aseguramos una mayor estabilidad.

  • Distribución adecuada del peso: de la misma forma que todos los pasajeros no deben sentarse en el mismo lado del coche, con los bultos pasa lo mismo. Es decir, debemos repartirlos a ambos lados del maletero.
Maleta Ok

Además, la propia disposición de maletas y objetos puede ayudar a que vayan sujetos. Por ejemplo se pueden colocar objetos pequeños entre los huecos que dejan las maletas grandes para que tengan libertad mínima de movimiento. Y si  las maletas tienen ruedas, lo recomendable es ponerlas hacia arriba, para que nunca deslicen sobre el suelo del maletero.

¿Y qué pasa si todo lo que queremos llevar no cabe en el maletero? se puede recurrir a un cofre cerrado de techo, un soporte adicional en la zona trasera o bien un remolque (puede ser de hasta 750 kg con el carnet de conducir B).

Otros aspectos a tener en cuenta a la hora de cargar un coche

Portaequipajes
  • Señal V-20: si colocamos carga mediante soportes en la zona trasera (por ejemplo bicicletas) o bien en el techo, el Reglamento General de Circulación establece que si sobresale de la longitud de la carrocería un 10 % (o bien un 15 %  si es divisible), se ha de señalizar con la placa V-20, que ha de colocarse en la zona posterior del vehículo.

Si la carga es inferior al ancho del vehículo se dispondrá una, pero si es igual a lo excede, dos.

  • Cofres de techo: al recurrir a un portaequipajes es preferible que tenga cerradura y que su forma sea lo más aerodinámica posible, pues estos elementos elevan el centro de gravedad del vehículo y pueden hacerlo más inestable. También acusan la potencia del motor y aumentan la distancia de frenado.
  • Cuidado con las medidas: la carga nunca debe llegar hasta la parte delantera del habitáculo.
  • Se recomienda abrochar los cinturones traseros si las plazas van desocupadas, pues suponen una sujeción extra que puede ayudar a que la carga no pase al habitáculo en caso de accidente.
  • Animales de compañía: las mascotas no pueden viajar ni en las plazas delanteras, ni sobre el regazo de los pasajeros, ni en las plazas traseras sin sujeción.

Para que vayan bien sujetas en la zona trasera, deben llevar un arnés específico que se sujeta al cinturón de seguridad o directamente al asiento. Si viajan en el maletero también han de ir sujetos, y se aconseja colocar una rejilla o red de separación entre el maletero y los asientos.

Multas de hasta de 200 euros por infringir la normativa

Multa

No disponer correctamente la carga en el coche está contemplado como infracción grave en la Ley de Tráfico.

Concretamente, tal y como se establece en el artículo 76, “conducir vehículos con la carga mal acondicionada o con peligro de caída” supone una multa de 200 euros, que puede reducirse a la mitad si nos acogemos al pronto pago (abonar la sanción tras 20 días naturales desde la notificación).

Asimismo, exceder el número máximo de ocupantes de un vehículo por encima de las plazas permitidas para el mismo, también se considera infracción grave y se traduce en la misma multa de 200 euros.

Temas
Inicio