Compartir
Publicidad
Publicidad

Suzuki Swift Sport, presentación y prueba en Madrid

Suzuki Swift Sport, presentación y prueba en Madrid
Guardar
47 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Desde que en los años 80 llegara a Europa, el Suzuki Swift se ha ganado un hueco entre los coches urbanos mejor considerados, gracias principalmente a sus cualidades dinámicas, que nos permiten pasar un buen rato al volante del pequeño japonés sin necesidad de prestaciones o potencias astronómicas.

El primer Suzuki Swift Sport, heredero del GTi, llegaba al mercado en el año 2006 y hasta la fecha se han vendido unas 23.000 unidades. Ahora, y tras la renovación del Swift el pasado año, llega el nuevo Suzuki Swift Sport que ya vimos en Fráncfort. Empezará a comercializarse en nuestro país en Enero, donde la marca espera vender unas 300 unidades durante el próximo año.

Desde Suzuki aseguran que con esta nueva generación buscaban una mejora en la conducción al mismo tiempo que reducían el consumo y las emisiones. Como nosotros ya hemos podido conducirlo, vamos a comprobarlo y a contaros nuestras primeras impresiones al volante.

Suzuki Swift Sport

Diseño exterior e interior

Desde el primer momento en que ví el coche (o más bien los coches, puesto que había unos cuantos en diferentes colores de carrocería) me pareció muy atractivo. Su aspecto es muy deportivo y a pesar de su reducido tamaño lo cierto es que llama bastante la atención.

Por dimensiones es más largo y ancho que el anterior, ya que ahora tiene una longitud de 3,89 metros (frente a los 3,76 metros de antes) y es unos 5 milímetros más ancho. Gracias a esto el coche está mejor plantado en la carretera, algo que debería favorecer esa conducción de la que hablaba la marca.

Estéticamente destaca por los faros bi-xenon (que por cierto son de serie), la parrilla de color negro, los faros antiniebla, los pilares A y B también en color negro, las llantas de aleación de 17 pulgadas y cinco radios triples, el pequeño alerón de techo integrado, los cristales traseros oscurecidos, las taloneras, la doble salida de escape, el difusor o las ópticas traseras de nuevo diseño.

Suzuki Swift Sport

Aunque a mi parecer por fuera gana bastante atractivo y su aspecto es más deportivo, el diseño interior es probablemente donde más mejora. La diferencia con respecto a un Swift normal no es mucha, salvo por los asientos deportivos, el volante multifunción en cuero o la pedalera de acero inoxidable.

Los asientos son cómodos pero sobre todo recogen muy bien el cuerpo gracias a sus generosas orejas. De hecho te llegan a comprimir un poco, algo que se agradece en un coche con marcado carácter deportivo y cuyo objetivo principal es conseguir que nos divirtamos en las curvas.

La tapicería de color oscuro con la palabra Sport bordada en rojo en el respaldo de los asientos recibe costuras en contraste de color rojo, algo que también encontramos en el volante o la palanca de cambios. El borde de las alfombrillas también es de color rojo, al igual que algunos detalles del cuadro de instrumentos.

Suzuki Swift Sport

Entre otros elementos del interior encontramos una guantera no muy generosa, un hueco portaobjetos con tapa en el salpicadero, un pequeño hueco por delante de la palanca de cambios para dejar objetos, espejos de cortesía sin luz y una toma USB en la parte baja de la consola, junto a una toma de 12V.

El espacio interior es aceptable para las plazas delanteras aunque la parte trasera puede resultar algo “apretada”, sobre todo para las rodillas si los ocupantes delanteros no son precisamente pequeños. El acceso a la parte trasera tampoco es especialmente cómodo.

Si hablamos del maletero cabe apuntar que no es grande, aunque tiene un volumen de 211 litros (o 892 litros con la banqueta trasera abatida), lo que lo sitúa por encima del Mini Cooper (160 litros) o el Fiat 500 (185), pero por debajo de un Ford Fiesta (295 litros) o un Fiat Punto Evo (275 litros).

Suzuki Swift Sport

Motor, prestaciones y dinámica

El Suzuki Swift Sport gana caballos con respecto a la generación anterior, concretamente 11 CV. El cuatro cilindros de 1.6 litros y dieciséis válvulas que aloja bajo el capó ya no desarrolla 125 CV sino 136 CV a 6.900 RPM. El par máximo también aumenta de 148 a 160 Nm a 4.400 vueltas.

A pesar del aumento de potencia reduce el consumo mixto homologado en seis décimas, pasando de 7 litros a 6,4 litros a los cien kilómetros (nosotros conseguimos 6,1 litros de media mezclando carretera a ritmos legales y zonas de curvas con más peso en el pie derecho) y las emisiones de dióxido de carbono son ahora de 147 gramos por kilómetro. El motor se combina con una transmisión manual de seis relaciones.

La aceleración de 0 a 100 km/h le lleva 8,7 segundos y alcanza una velocidad máxima de 195 km/h. En la práctica no resulta un coche lento, pero tampoco es demasiado impetuoso. Al ser atmosférico se muestra perezoso (sobre todo afrontando repechos) hasta que sobrepasamos la barrera de las 3.500 vueltas, donde empezamos a notar los caballos.

Suzuki Swift Sport

Con mi compañero comenté que por el poco kilometraje del coche (no llegaba a 2.000 kilómetros) el motor podía estar todavía un poco adormilado y no nos mostraba todo su potencial. Para conseguir que rodara con alegría había que llevarlo alto de vueltas, lo que tampoco es un problema en un coche de este tipo, cuyo sonido no desagrada.

El peso total del coche es de 1.045 kilogramos lo que arroja una relación peso potencia de 7,7 kilogramos por CV. Gracias a esto se mueve con soltura y nos permite una conducción deportiva y divertida sin necesidad de llevar velocidades abismales. El tacto de la dirección es muy correcto aunque como en cualquier coche actual no es demasiado comunicativa.

La suspensión del Swift Sport es un 30% más dura delante y un 15% más dura detrás que en el Swift normal. Se trata de la configuración más efectiva de toda la gama, pero también la menos comfortable. A su favor hay que decir que no destaca por ser incómoda, incluso en carreteras muy rotas.

Suzuki Swift Sport

Equipamiento y precio

Llegamos ya a una de las partes más interesantes ya que el Suzuki Swift Sport destaca por una oferta de equipamiento de serie envidiable y más si tenemos en cuenta el precio del modelo, que contará con un interesante descuento de lanzamiento.

Entre el equipamiento de fábrica más interesante encontramos climatizador, 7 airbags, ESP, control de velocidad de crucero, faros de xenón, llantas de 17 pulgadas, radio CD/MP3 con Bluetooth, puerto USB, arranque sin llave, faros antiniebla, volante multifunción en cuero y retrovisores eléctricos plegables y calefactables.

¿Lo mejor de todo? El precio base es de 17.495 euros pero gracias a un descuento en la campaña de lanzamiento nos podremos ahorrar 1.500 euros, quedándose el precio del Suzuki Swift Sport en 15.995 euros, un precio apetecible teniendo en cuenta el generoso equipamiento y el marcado carácter deportivo del modelo. ¿No creéis?

Suzuki Swift Sport

Los gastos del viaje para esta presentación han sido asumidos por la marca. Para más información consulta nuestra guía de relaciones con empresas.

En Motorpasión | Suzuki Swift Sport, otra novedad en Fráncfort

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos